23 febrero, 2007

THE WIZ: EL TIEMPO AL REVÉS...

Hace tiempo que quería ver The Wiz, en realidad, desde siempre. Es una de esas películas malditas, difíciles de ver, de comprar y que nadie sabe muy bien porqué, de repente, un día aparecen en un baúl de esos, de centro comercial, que pone "Películas a 4.95".

Es un musical setentero basado en El mago de Oz. Otra vez.

Quiero decir, desde que introduje a mi hija de casi cuatro años en la película de Judy Garland (en un movimiento francamente astuto para que se acostumbre al cine en blanco y negro) y yo, encima, estoy enganchado al musical Wicked (del que hablé hace unos días), no paro de ver espantapájaros y hombres de hojalata por todas partes. Encima es el típico cuento que, como Pinocho o Alicia en el país de las maravillas, nunca me ha gustado.

The Wiz, protagonizada por Diana Ross y Michael Jackson cuando era negro, está dirigida por Sidney Lumet. En el famoso libro sobre cine de Lumet, el director comenta los problemas que tuvieron para rodar esta película (que incluye un accidente multicolor con Diana Ross) y que por eso, el resultado final se resiente.

Y tanto que se resiente. En el momento del estreno, los críticos la calificaron como basura y el público pasó de ir a verla a los cines. O sea, pasó sin pena ni gloria por las salas y sólo cuando Michael Jackson se convirtió en la macroestrella de los 80, se volvió a hablar un poquito de The Wiz.

Son esas cosas que pasan. Y es curioso porque estos días estoy viviendo algunos casos de películas que me encantaban y que el tiempo ha tratado francamente mal. Ya no me gustan pero no porque mis gustos hayan cambiado, sino porque la película no ha superado el abismo de los años. Por ahí debe estar la diferencia entre buena película y gran película.

Yo no había visto The Wiz antes, pero creo que es una película magnífica, con sus defectos y sus virtudes. El tiempo, seguramente, ha funcionado al revés para esta peli, ahora tiene los colores y el sonido de los 70, los efectos especiales encantadores, el sonido estéreo (simplemente estéreo) y lo que antes era rabiosa actualidad, ahora es nostalgia que juega a su favor.

La música, lejos de ser disco y hortera, es absolutamente fabulosa y el número que abre la película casi me hizo llorar. Definitivamente, me gusta The Wiz. El número musical Home (realizado en un sólo primer plano) crece y crece para terminar poniendo la piel de gallina, pero no es el mejor de la peli, es el que he encontrado en Youtube:


LA MÚSICA DE BABEL

Por fin pude ver Babel. Y me alegro, aunque el mal trago no me lo quita nadie, es una película hecha para sufrir, sobre todo si tienes dos niños pequeños. En realidad, Babel es la historia esa del aleteo de las mariposas y la teoría del caos, una pequeña decisión no demasiado acertada puede provocar auténticas catástrofes.

Lo mejor de la peli es Adriana Barraza, una actriz que borda un personaje magnífico y estremece al personal en la butaca. Traspasa la pantalla con una mirada. Está nominada al Oscar.

Lo peor de Babel es su indecente banda sonora, firmada por Santaolalla, que resuelve con dos o tres notas de guitarra gran parte de la música de la peli ( en plan Ry Cooder con París,Texas). Eso, en realidad, si le fuera bien a Babel, me callo y ya está. Pero no, la película necesita música. Mucha música. Por eso, todo el dramatismo del final, con la chica desnuda en la terraza, se resuelve con música compuesta por Sakamoto hace unos cuantos años. Minutos y minutos de Sakamoto.

La banda sonora de Santaolalla está nominada al Oscar.

¿Sabrán los académicos que eso que les gusta tanto al final de la peli es de Sakamoto? ¿Sabrán los académicos que Santaolalla sólo hace la parte de la guitarrita? Y lo peor... ¿por qué le hacen esto tan a menudo a Sakamoto? ¿Es tan fácil saquear a saco a Sakamoto?

Santaolalla ganó injustamente el Oscar el año pasado por Brokeback Mountain. No voy a documentarme en Google sobre la cantidad de compositores con verdadero talento que no han ganado un Oscar (así, de repente, me salen Morricone y Elfman) pero creo que Santaolalla, sinceramente, no debe ganar ese premio.

Las bandas sonoras que ganan premios suenan así (y eso que muchas de estas no tienen Oscar):

20 febrero, 2007

DIAMANTE DE SANGRE

Babel se me escapa. Es de esas películas que no logro hacer coincidir con mi horario. En realidad, las últimas películas que he visto han sido siempre la segunda opción, ya que Babel huye de mí. Ayer me acerqué al cine con la sana intención de verla y el resultado es la espléndida Diamante de Sangre.

Diamante de Sangre se vende como una película de aventuras, con sus traficantes y sus escenas de acción, pero en realidad es una peli de personajes y de clara denuncia de una situación: la guerra civil en Sierra Leona. Pero no la típica denuncia terrible con moraleja típica americana a la que estamos acostumbrados, sino que muestra con sus imágenes situaciones que emocionalmente son muy difíciles de sobrellevar como espectador y que el director, sin cortarse un pelo, nos muestra en primer plano. Lo llamaría, en un acto de inventiva total, Gore Emocional.

Muy buena película, tanto de guión como de factura. Eso sí, lo mejor de todo, los tres actores. Leonardo DiCaprio es, hoy día, de lo mejor que se puede encontrar en un actor. Creíble y eficiente, destaca por la altura de los proyectos que selecciona. Una película de DiCaprio vale la pena verla. Siempre.

Djimon Hounsou es el esclavo de Amistad. Le había perdido la pista y aquí está a la altura de la película sin problemas. Está tremendo.

Sin embargo, la que se lleva la película de calle es Jennifer Connelly. En una época en donde las mujeres actrices se quejan por la falta de buenos papeles (lo que es una verdad como un templo), la Sra. Connelly tiene uno de los mejores papeles femeninos que he visto en los últimos años. Periodista que cubre todos los sinsabores de Sierra Leona, tiene unos diálogos ágiles, rápidos, avispados, es la inteligente de la peli, la que ayuda a todos los personajes, la que tiene contactos... y además, guapa es poco.

Connelly y yo nos llevamos seis meses de diferencia de edad. He crecido con sus películas (que es una forma elegante de decir que he crecido con ella), desde Dentro del Laberinto, pasando por El Cohetero y El Secreto de los Abbot, hasta llegar a Diamante de Sangre. Pero jamás había salido tan extraordinariamente guapa en una peli. La personalidad de su personaje ayuda, pero...

Eso me recuerda a cuando estaba trabajando en Filmoteca y estaba rodeado de directores de fotografía. Todos decían básicamente lo mismo, una cosa que es evidente pero que frecuentemente olvidamos: los directores de fotografía nos enseñan, con su forma de iluminar, la historia que quieren contar. Pero su labor fundamental es sacar a los actores guapos, que sus caras salgan limpias y bonitas. Incluso cuando hay que sacarlos feos y ensangrentados, hay que sacarlos guapos.

Es una explicación que siempre me gustó bastante. Reduce el cine al espectáculo de feria, le quita la seriedad para convertirlo en un anuncio. Me recuerda al sistema de estudios, donde todo se centra alrededor del actor. Pero la realidad es la realidad, los actores prestan especial atención a quién les fotografía, y los que no sacan a los actores favorecidos, no hacen carrera. Directores de fotografía como Néstor Almendros, primero se preocupaban por las caras y las composiciones y luego, por el resto.

En realidad, por eso el principio de El Padrino se hizo tan famoso: "¡¡¡¡ pero si no se le ve la cara!!! Está muy oscuro. ¿Se han vuelto locos? ¡Es Brando!"


CAMPAMENTO JESÚS

Hace un par de días, por fin, pude ver el documental "Jesus Camp" (Campamento Jesús). Podría decir que este documental habla sobre campamentos religiosos para niños, o sobre familias evangelistas que educan a sus hijos, o sobre la religión llevada al límite, o sobre los creacionistas... pero faltaría a la verdad. El documental trata sobre como unos pocos hijos de puta lavan el cerebro a un montón de niños en edad de hacer otras cosas...

Por lo que había leído y por el tema, sabía que el documental me iba a impactar, lo que no sabía es que me iba a poner de tan mal humor. La maestra de ceremonias de toda esta historia es Becky, la mayor psicópata que ha pasado por la pantalla de mi televisión en los últimos años. Ella se encarga de poner en marcha este campamento y de decir cosas bonitas como "Bush es Dios".

La pareja que firma este magnífico documental se centra en tres niños a los que seguimos durante unos meses. La cámara se cuela en esos tres hogares para mostrarnos momentos realmente impactantes, como ese en el que la madre de uno de los niños cuenta con naturalidad a la cámara, como si fuera normal, una serie de barbaridades que ponen la piel de gallina:

"Mi hijo no va al colegio. ¿Para que voy a enviar a mi hijo ocho horas fuera de casa cuando yo le puedo enseñar todo lo que necesita? Es ridículo. Además, en el colegio van a contarle cosas absurdas, como la teoría de la evolución y cosas así."

Vale la pena verlo porque realmente el documental está bien hecho. Una cosa es la barbaridad que cuenta y otra cosa diferente, la espléndida factura y la denuncia que hace. No llega a la hora y media, pasa en un vuelo y te atormenta el resto de tu vida. Eso es arte.

Y no quiero terminar el post sin poner una foto de la hija de puta lavacerebros de Becky. Vale la pena que vean bien su cara, si la ven por la calle, corran en dirección contraria.



15 febrero, 2007

En casa de Santiago Segura

Hace quince años, José Antonio y yo decidimos colaborar en una revista de cine de la Facultad de Ciencias de la Información. Y quisimos entrevistar a Santiago Segura, que en aquel momento todavía no había dirigido ningún largometraje pero era un famoso actor y director de cortometrajes.

La situación es curiosa. Para nosotros era un tipo que ya había conseguido llegar hasta donde nosotros queríamos llegar, pero para él era extraño que nosotros quisiéramos entrevistarle. Un cortometrajista es de todo menos famoso. Sin embargo, no sabemos muy bien porqué, él había logrado traspasar los círculos de cinéfilos y llegar al gran público. Tanto era así que se había colado en el reparto coral de Todos a la cárcel y había hecho algún papelito en alguna película (recuerdo Todo es mentira).

Hablo de memoria, quince años son quince años.

Llamamos, aceptó y nos presentamos en su casa. Me parece recordar que era en Carabanchel, un barrio de Madrid. La casa era una de esas de nueva construcción, pequeña, apañada y olía a nuevo. Como recién pintada. Y aunque nos dijo que llevaba allí un tiempo, en las habitaciones se amontonaban cajas de cartón con libros, cómics, cds...

Yo, coleccionista compulsivo de cualquier cosa redonda que suene en un reproductor de cds, estaba sorprendido por la colección de música de este hombre. Tenía desde las bandas sonoras más eruditas hasta el último disco de Joaquín Prat (un famoso presentador de televisión española) llamado "A jugaaar". Mas de mil cds (todavía originales), eso seguro.

Los libros se apiñaban en columnas por las diferentes habitaciones. En realidad, lo que todo el mundo juzgaría como una casa desastre, a mí me pareció la casa de mis sueños.

Nos sentamos a hablar y nos contó detalles de sus cortos, de lo magnífico que era Alex de la Iglesia, que estaba orgulloso de Evilio y su segunda parte (el único corto de la historia que tenía un trailer)... Nos contó todo lo relacionado con ganar un Goya al mejor cortometraje con Perturbado. Es curioso, pero con Perturbado he vivido en la sala grande una de esas experiencias en donde la risa es tan histérica y tan alta que parece que todos nos vamos a morir. La cosa va de un tipo que, mire donde mire, sólo ve sexo alrededor... y en medio de sus locuras, enciende la tele para relajarse y ve esto.

Siempre pensé que le habían censurado la escena en TVE y resulta que es por un problema de derechos...

Santiago Segura estaba terriblemente acomplejado porque fue un niño muy guapo. Nos enseño una foto contándonos cómo se parecía a River Phoenix, lo cual os aseguro, era bastante cierto. El caso es que después vinieron los kilos, la alopecia... De cualquier manera, en aquel momento era una de esas personas que, en contra de lo que pensara él, estaba claro que iba a terminar haciendo películas de éxito. Su pasado como doblador de cine porno, guionista de cómics o lo que fuera, le habían hecho un superviviente.

Algunos pensamos que con tanto talento (porque os prometo que Segura es muy, muy inteligente), debería empezar a dar un giro a su carrera para no perderse en Torrente, aunque comprendo que no debe ser fácil renunciar a millones y millones de euros. Ahora está con el musical Los Productores, en Madrid. Y parece que va bien.

José Antonio y yo recordamos una de las cosas que nos dijo con claridad, porque nos estuvimos riendo durante años de esto: "Tengo una idea para hacer un largo. Andrés Vicente Gómez está obsesionado por producirme una película. Pero es complicado. Mantener la atención durante cinco minutos es fácil, pero hora y media... La idea es hacer una peli sobre un policía muy facha, racista, gordo y feo que es un auténtico despropósito. Las persecuciones de coches serán espectaculares, pero las haremos con unos Seat cutres y en Vespinos. Y la frase promocional será como la de la película Cobra de Stallone: "El brazo fuerte de la ley"...

Tres o cuatro años más tarde, Santiago Segura rompía las taquillas españolas con "Torrente: el brazo tonto de la ley".

14 febrero, 2007

ENAMORAMIENTO REPENTINO: KRISTIN CHENOWETH

Enamorado estoy. Podría ser una mujer guapa, rubia, con ojos claros... pero no, Kristin Chenoweth es mucho más. Es una cantante tremenda escondida en el caparazón de una actriz magnífica.

Y como habían caído un par de grabaciones de ella en mis manos que me han impactado, decidí investigar su carrera en Broadway. Ahí descubrí que había hecho un exitoso musical con Idina Menzel (Maureen en RENT) llamado Wicked. Es una cosa curiosa, tengo el disco de Wicked desde hace un par de años y sólo lo he escuchado una vez. Y ahora descubro que el dúo protagonista son dos de mis amores platónicos...

Conclusión: llevo dos semanas enganchado al disco y cada mañana, antes de ponerme a escribir, veo algún vídeo de ellas en Youtube. Me relaja.


Wicked es un musical original que cuenta la historia de Oz antes de que Dorothy pasara por aquellos lares.
La bruja mala (verde) y la bruja buena (guapa Chenoweth) son amiguitas. Y en este número musical, que de verdad, vale la pena ver entero, la bruja rubia (pijita, pijita) enseña a la verde a ser guay, cool... (me encanta el girillo vocal que le da Kristin cada vez que dice "popular")



Hay unas cuantas cosas de Wicked que me han gustado mucho. Hoy, todavía es imposible encontrar entradas. Primero: que las dos actrices son íntimas amigas y eso se tiene que notar sobre el escenario. Segundo: que Idina ganó el premio Tony, el más importante del mundo del teatro, a la mejor actriz protagonista en un musical. Por cierto, es un momento muy emotivo cuando recoge su premio, su marido se emociona, es el chico negro que está en el patio de butacas y que muchos adoramos por ser Benny en RENT.

El musical está lleno de efectos especiales, desde el gran Oz hasta monos volando (como en la peli). Pero creo que su fuerte es la música de Stephen Schwartz (Godspell). Uno de los grandes números es Defying Gravity, en donde Idina, finalmente, vuela.



Lo bueno de estos musicales tan famosos es que podemos encontrar vídeos maravillosos de entrevistas, ensayos o noticias... Genial. De esta manera podemos enterarnos de cosas tan chungas como que cuando la bruja verde se derrite, es un efecto especial complicado que hizo que Idina terminara con sus actuaciones tres días antes de lo previsto. Finalizando la temporada se rompió una costilla sobre el escenario. La foto que tengo a mi lado, con Idina en ropa deportiva roja, es el último día del show, su reaparición sólo para el último número (sustituir a su sustituta). Su compañera se emociona. Es una buena foto.

13 febrero, 2007

Único Testigo (Witness)

Estaba buscando, como siempre, imágenes cinematográficas que aprovecharan al máximo al compositor de cine. Pero no a nivel de ayudar al relato a ir hacía adelante, sino simplemente, secuencias que sean un claro lucimiento para el compositor. Me imagino algo del tipo: "Olvídate por un momento de contar la historia, quiero algo con energía para el montaje del entrenamiento de Rocky". O sea, un caramelo para el lucimiento del compositor.

No hablaré de nada de eso porque buscando las imágenes perfectas, me he encontrado con la magnífica secuencia de la construcción del granero de Único Testigo (Witness, 1985). La música de Maurice Jarre es de lo mejorcito de los años 80 (no sólo en esta secuencia, sino en toda la película). Y siendo claramente un momento de respiro entre los acontecimientos anteriores y posteriores del personaje, en realidad, nos está contando un montón de cosas. Para empezar, el personaje interpretado por Alexander Godunov (tristemente desaparecido) hace un pequeño acercamiento a Harrison Ford, que por otra parte, puede olvidar sus problemas durante un día. En esta secuencia también aparecen los cruces de miradas entre Kelly McGillis (¡que error de casting en Top Gun!) y Harrison Ford...

No voy a disertar sobre la secuencia. En realidad, creo que vale la pena verla porque como todas las cosas buenas, cada visionado presenta cositas interesantes. Hoy he descubierto que esa pieza orquestal que me encantaba de pequeño y que creía que era la única parte no electrónica de la banda sonora, también es puro sintetizador.

Pero lo que es más importante, Alexander Godunov, Harrison Ford y toda la comunidad Amish está construyendo un granero para... Viggo Mortensen. Por eso no puedo dejar de pensar lo dura que es la vida del cine. El gran Viggo ahora es un actor de primera fila... pero ¿que pasó entre Único testigo (1.985) y El señor de los anillos (2.001)? En IMDB dice que hizo un montón de películas, pero... ¡amigo mío! Vaya películas.

Sólo por el esfuerzo y la constancia este tipo se merece algo más que Alatriste (y un premio Planeta por su blog sobre Pedro Almodóvar...).



PD: A mi lado más violento le encanta esta secuencia. El "atontao" de la gorra no se ha dado cuenta de que Harrison Ford no es un auténtico Amish, sino un policía escondido... Siempre quise ser como Harrison en esta secuencia, pero...

12 febrero, 2007

Jack Lemmon y la sociedad de la información

Ya he hablado alguna vez del libro de Bogdanovich, Las estrellas de Hollywood, en el que el escritor cuenta con detalle sus encuentros con algunas de las mayores estrellas de Hollywood. Y yo creo que estamos de acuerdo, tanto tú como yo, en que Jack Lemmon es uno de los grandes.

En el libro, Bogdanovich va a entrevistar a Lemmon en el plató de Irma, la dulce (tiene delito, la única película que no me gusta de Lemmon y Wilder). Y de primera mano, puede apreciar que el actor es absolutamente profesional, siempre con la sonrisa en la boca, nada soberbio, concentrado... y pone palabras en su boca magistrales. Por ejemplo, cuando Jack ve una película suya de humor y se ríe en una escena en la que sale él, es incapaz de reconocer que lo ha hecho bien, pero sin embargo, aprecia que el material es bueno, los diálogos rápidos, que en definitiva, la secuencia está bien resuelta. La disfruta.

Con esto quiero decir que es difícil situar la delgada línea de admirarse a sí mismo y la falsa modestia. Y referente a esto, el mismo Lemmon cuenta una anécdota buenísima sobre dos cómicos: uno le cuenta a otro un chiste magistral. El segundo cómico, el que oye el chiste, asiente seriamente confirmando: “sí, es un chiste muy bueno”. La auténtica verdad es que el segundo cómico no disfruta el chiste, lo analiza. Y eso es lo que siente Lemmon cuando ve su trabajo.

A lo que iba. Cada día estoy más alucinado con Internet y la sociedad de la información. Sigo con el capítulo de Lemmon y leo como, entre toma y toma de Irma, la dulce, el actor se mete en su camerino a ensayar con el piano, ya que en pocos días va a salir en el famoso programa televisivo de Dinah Shore. Estamos hablando de una época en EE.UU. en la que una aparición en televisión podía ser seguida por más de 45 millones de personas. Según leo estas frases, me voy al ordenador para interesarme por Lemmon y encuentro esto:


El Canon de Pachelbel

Seguramente es la pieza que más gusta a los que pasan de la música clásica. Y seguramente es la pieza más odiada por las personas a las que les gusta la música clásica. Un lío.

Ha aparecido este vídeo en Internet. Es algo más que un monólogo gracioso. Hay muchas, muchas horas de trabajo en esto. Personalmente, creo que es una genialidad.


08 febrero, 2007

La vida real es un musical

Esa es la principal crítica que se le hace a los musicales. Nadie, en la vida real, se pone a bailar y a cantar de repente. Por eso me ha gustado tanto este vídeo que he encontrado en www.yonkis.com:



Reconozco que me ha hecho mucha gracia, pero... también me ha dado un poco de vergüenza ajena.

Michel Camilo y Tomatito

Ayer por la noche fui al concierto de Michel Camilo y Tomatito. Todavía me duelen las manos de aplaudir y el culo de tanto levantarme.

El caso es que no dejo de pensar lo alargada que es la sombra de las bandas sonoras. Toda la música que escucho, absolutamente toda, tiene su génesis en la música de cine. Gracias a Two Much, la película de Fernando Trueba, conocí a Michel Camilo (que por cierto, la tocó ayer por la noche). Gracias a El Fantasma del Paraíso estoy totalmente enganchado a Paul Williams. Gracias a Morricone tengo algunos discos de Dulce Pontes... y sigo a muchos compositores que esporádicamente han hecho algo para el cine pero que su carrera real está en otros derroteros, como Phillip Glass o Michael Nyman...

En fín, que lo de Camilo y Tomatito es absolutamente espectacular. Empezar un concierto con una pieza tan increíble como Libertango es para ponerse a temblar. Pasan por Adiós Nonino (¿es la pieza más bonita que he escuchado en mi vida?). Y en Youtube he encontrado esta pieza tocada al bandoneón por el propio compositor, el genuino Astor Piazzolla (desde el segundo 50 hasta pasados los dos minutos es para ponerse a llorar de emoción):



La pieza no está en Youtube, pero imagínate todo esto tocado por Michel Camilo y Tomatito... ¿Es que no has visto nunca como toca Camilo el piano? Es que sus manos se ven borrosas en los vídeos, no son suficientes los campos de la tele o los fotogramas del cine para seguir esos movimientos...



PD: Ayer, cuando terminó el concierto, oí como una persona del público decía: "es que este tipo canta sobre el piano". Me encantó la frase. Me la pido.

07 febrero, 2007

ALTA DEFINICIÓN

No voy a meterme en datos sobre la guerra de formatos, absolutamente brutal, entre HD-DVD y Blue-Ray. Llevo tantos años coleccionando DVDs, tanto piratas como comprados, que me da bastante pereza volver a empezar desde cero una colección decente de películas (y es que el otro día tiré un huevo de cintas de vídeo a la basura). En realidad, si la calidad de las imágenes que veo en mi casa es bastante buena, ¿por qué tengo que cambiar de formato?

Ingenuo.

Así pensaba yo esta mañana. Hoy, antes de coger a la niña en el cole, he aprovechado para darme una rápida vuelta por Media-Markt. Y, de repente, ¡zasssss! ¡Me he quedado como la tipa de la foto! El tiempo se detuvo por unos segundos. Ahhhhh.... Pantalla grande y plana con un HD-DVD conectado. Al lado, otra pantalla, con un Blue-Ray...

¿Cuál es mejor? Dios mío, da igual, los dos son maravillosos. Esa es la imagen que yo quiero en mi casa. Así quiero ver yo las películas. Madre mía. No hay definición para esa definición. Hasta esta mañana pensaba que el DVD se veía bien. Incluso siempre he pensado que un espejo era la imagen perfecta... sobre todo si se refleja Holly Hunter. Pero...

A la mierda mi colección de películas, quiero un HD-DVD o un Blue-Ray. Me da igual. Y lo quiero ya.

En Media-Markt todavía están recogiendo mi baba... creo que parte de mí se ha quedado viendo la tele...

Cómo ganar un Oscar en 36 segundos

Clase magistral sobre cómo ganar un Oscar en 36 segundos.

Película: La fuerza del cariño
Actriz: Shirley MacLaine
Año: 1984
La situación: La hija de Shirley está muriéndose de cáncer. A las 10 de la noche le toca la inyección que le calma el dolor. Ya es la hora y todavía no se la han puesto.


06 febrero, 2007

¿Quién dirigió Poltergeist?

Poltergeist es un clásico.

Comprendo que haya gente que no le guste, que incluso critique su terror facturado made in Hollywood y para todos los públicos. Pero yo soy de esos que creo que con un payaso de juguete y un armario que se traga niños se puede hacer una buena película de terror. El caso es que es tan buena, que siempre se ha sospechado seriamente que está dirigida por Steven Spielberg. Cuento la historia desde el principio:

Cuando Spielberg empezó a despuntar, ya pasada la época de Encuentros en la Tercera Fase y del primer Indiana Jones, pensó en pasarse a la producción en serio (tras algún experimento fallido). Para eso, junto a Frank Marshall y Kathleen Kennedy, fundó Amblin Entertainment.

Mucha gente asocia a Spielberg con películas como Gremlins, Los Goonies, Poltergeist, El secreto de la pirámide... pero en realidad, estas películas no están dirigidas por Spielberg, sólo producidas. Y con todos mis respetos, hay una pequeña diferencia en la calidad del producto final.

Pero no con Poltergeist. Una película cuyo acabado formal es impecable y que destaca por tener un guión del mismo Steven Spielberg. Curiosamente, el director que figura en la película es Tobe Hooper, creador entre otras cosas de La Matanza de Texas.

Las dudas han sido tantas y tan variadas que hace pocos años, uno de esos sindicatos variados de Hollywood, pidió a Spielberg que publicara una carta pública en Variety para agradecer la labor de Hooper en la dirección de Poltergeist. Después hablamos de sindicatos porque por ahí van los tiros.

Los rumores, de todas maneras, siempre han estado ahí. La leyenda comenzó en el momento en el que Hooper aprobó una serie de bocetos que Spielberg rechazó. Esto obligó a rehacer parte de los efectos especiales. De todas maneras, de las mil versiones que circulan sobre este tema, hay una que es la más creíble: problemas con el sindicato.

En EE.UU. no se hace cine sin los sindicatos. Ellos tienen el poder, que además, utilizan de forma absolutamente desproporcionada. No quiero que se me comprenda mal en esta cuestión, simplemente es que, por ejemplo, para ser figurante en una escena donde salen 5.000 personas, hace falta que cada uno de los figurantes esté en el sindicato de actores. O por ejemplo, Harrison Ford tiene problemas estos días ante el inminente rodaje del cuarto Indiana porque el sindicato de actores prohíbe que un actor principal tenga un látigo real en la mano (?).

Y el Sindicato de Directores de Cine explicita que no se pueden dirigir dos películas al mismo tiempo. Recordemos que en el momento de rodar Poltergeist, Spielberg está dirigiendo E.T. La película del extraterrestre estaba en plena fase de post-producción en la ILM, donde se estaban haciendo los efectos especiales, compañía que, por otra parte, también hacía los efectos de Poltergeist. O sea, estaba legalmente dirigiendo aunque la fotografía principal de E.T. había finalizado unos meses antes.

Por eso, por temas de sindicato, Spielberg encargó este proyecto a otro director, aunque la realidad sea otra.

Son solo conjeturas. Pero el tiempo que ha pasado nos ayuda. Ahora sabemos que Tobe Hooper es amigo de Spielberg. Hay confianza. Entre otras cosas, Hooper ha dirigido algunos episodios de Amazing Stories y lo que es más importante, el gran éxito de Taken (Abducidos), serie producida por Spielberg cuyo episodio piloto es de Hooper. También sabemos que Jerry Goldsmith, el compositor de Poltergeist, era amigo íntimo de Spielberg aunque oficialmente no llegaron a trabajar juntos. Sin embargo, precisamente por eso, se reunían a menudo en casa de uno de los dos para charlar y relajarse. Sólo hicieron esta colaboración por, según Goldsmith, "motivos personales".

Pero lo mejor que tenemos en nuestra mano, para analizar, es la propia película. La verdad es que Hooper es bastante directo (no quiero decir que sea grosero con las imágenes, pero ciertamente lo es, en realidad, ahí radica la gracia de Hooper), mientras que Poltergeist tiene la elegancia y, si se quiere, el maniqueísmo de Spielberg. Además, las continuas grúas (por ejemplo, la presentación de la familia, al principio, siguiendo al perro por todas las estancias de la casa), los planos mantenidos sobre la cara de Caron Anne, los travellings de plano medio a primer plano de los personajes (marca inconfundible de la casa)...

Pero además, tenemos fotos de rodaje y un, recientemente aparecido, making of (¿Por qué tanta gente en Internet escribe Making Off?) de los de verdad, de los de antes, en los que realmente hay planos de cómo se rueda una peli y no solamente actores diciendo: "Este papel es maravilloso. Estuve llorando durante dos noches cuando leí el guión y mi director es una maravilla. Todo el equipo técnico es maravilloso. La actriz es maravillosa..." Pues eso, un making of de los buenos, en donde se ve a Hooper al lado de Spielberg y mientras este habla y da instrucciones a todo el mundo, Hooper calla y aprende.

En la actualidad, cuando sale una foto del despacho de Spielberg, si te fijas bien, verás en su piano una especie de caja de metacrilato como con tierra dentro. Cuando la ILM hizo la desaparición de la casa, al final de la peli, la rodó en una perspectiva diferente a la real, la puerta, por decirlo de alguna manera, miraba al techo del estudio, la casa estaba tumbada sobre un gran aspirador que succionó la casa en un segundo. El efecto, pasado a cámara lenta quedó tan bien y Spielberg quedó tan contento, que le regalaron la maqueta succionada en una caja transparente.

¡Que diablos! Entre tú y yo: Poltergeist es de Spielberg.




PD: Ay... pillines... que va a ser por eso que no sacamos una edición de coleccionista en DVD de la peli...

05 febrero, 2007

GENE KELLY Vs. FRED ASTAIRE

Es intrínseco al ser humano. Aunque nos puedan gustar muchas cosas a la vez, siempre tenemos que escoger: ¿Te gusta más la trilogía de las galaxias antigua o te gusta más la nueva? ¿Te gustan los Rolling o los Beatles? ¿Mac o Windows? ¿Nesquik o Cola-Cao? Pero la pregunta del millón es: ¿Fred Astaire o Gene Kelly?

Yo creo que Gene Kelly.

Fred Astaire es elegante. Y por supuesto, es mucho mejor bailarín que Gene Kelly. Fred tiene algunos momentos que forman parte de mis favoritos en la historia del cine, como aquel con Cyd Charisse en La Bella de Moscú (Silk Stockings, 1957) en el que ella comienza a rendirse a los pies del bailarín en la habitación del hotel y él hace malabares con una silla (?)... pero las películas de Gene Kelly eran normalmente graciosas y él se movía de una forma que parecía mezclar el baile con la gimnasia deportiva: saltos por aquí, saltos por allá y mucho rollo positivo. Eso, energía positiva en contraposición al traje negro con sombrero de copa.

En realidad, las películas de Astaire eran un poco más simples que las de Kelly, en donde hay una búsqueda formal por contar una historia (y no se resume en pelea y reconciliación con Ginger Rogers). Creo que mis películas favoritas de Gene Kelly son Cantando bajo la lluvia, Un día en Nueva York, Un americano en París y sobre todo, Brigadoon (en donde, por cierto, se canta una canción que durante unos segundos es exactamente igual a The music of the night del Fantasma de la Ópera).

En realidad, me gusta más Gene Kelly porque tenía un equipo formal detrás para hacer películas redondas. El concepto Gene Kelly pone en marcha a todo el equipo de Arthur Freed, a Stanley Donen, y sobre todo, a mucho dinero de la MGM. En cambio, Astaire se valía por sí mismo, de forma que sus películas valen lo que vale su escena de baile.

Por eso, al rescatar hoy esta secuencia de Los Teleñecos con Gene Kelly, desde que el actor comienza a cantar se me han puesto los pelos de punta. Para los que no estén muy puestos en inglés (que en este vídeo es muy fácil de entender), la cosa va de que todos quieren que cante Singing in the rain, pero Kelly se resiste a hacerlo cantando otros viejos clásicos, aunque al final...



PD: En el disco aquel famoso de Ana Belén, Miguel Ríos, Víctor Manuel y Serrat en directo, Ana Belén comienza a cantar Mediterráneo y cuando llega la segunda estrofa y se oye la voz de Serrat, el público corea de forma espontánea: Ohhhhhh.... Pues eso es lo que he sentido hoy cuando Gene Kelly comenzaba a cantar. ¿Veo Brigadoon esta noche?

PD2: Me sentiría muy culpable sino pusiera una escena memorable de Fred Astaire... si esto se rodara en la actualidad, contratarían a la mejor empresa de efectos especiales para sacar la secuencia adelante:


¿Tienes "La guerra de las galaxias" a mano?

Sí, la tengo por ahí.



PD: Me ha enviado este vídeo el amigo José Miguel, que tiene un blog que está muy bien y que necesita un pequeño empujón anímico para actualizarlo...
También me envía un vídeo de una de esas series de televisión orientales, en este caso de Spiderman, que da verdadera pena.

04 febrero, 2007

Andrew Lloyd Webber en 5 minutos

Lloyd Webber ha recibido un premio de esos que son un honor. Cada año, el Kennedy Center decide que grupito de personas se lo lleva y este año, le ha tocado a Zubin Mehta, Spielberg, Smokey Robison, Dolly Parton y Lloyd Webber.

En la presentación de Webber hacen un pequeño repaso a su carrera, aunque faltan algunas obras importantes, en un pequeño vídeo narrado por Sarah Brightman, ex-mujer y gran amiga del compositor (?). Pero lo mejor está al final, viendo como gente como Spielberg y Mehta le aplauden a rabiar. También aplaude por ahí Bush, pero creo que por inercia, ya que seguramente no ha comprendido nada.

Este es el vídeo:



Los números musicales que cantan en el acto este no son demasiado buenos. Quiero decir, no pueden poner a Josh Groban y su lamentable vibrato a cantar "The music of the night" porque no queda serio. Sin embargo, si me ha gustado bastante el número de la nueva adaptación de Evita. Después de la película pensé que habrían dejado los tonos y las melodías como las cantó Madonna (porque, señores míos, le bajaron unos cuantos tonos a las canciones y además, se cepillaron todas las notas agudas). Pero no, la música vuelve a ser como era antes de que una cantante sin voz hiciera mutilar la partitura.


03 febrero, 2007

HAIRSPRAY: SHAIMAN Y TRAVOLTA

Lo siento, sólo he conseguido estas dos pequeñas fotos de John Travolta en Hairspray. Sí, el de la izquierda es Travolta.

Es que es un poco pronto para hablar de la película, todavía no se ha puesto la maquinaria de New Line Cinema en marcha para vendernos este producto. Pero yo me adelanto por unos cuantos motivos. El primero es que Travolta es el único cienciólogo que tiene cierta gracia. Está menos atontao que "el otro". El segundo es que el musical es muy, muy gracioso. No lo he visto en directo pero el disco me lo sé de memoria. Y repito, es muy gracioso. Y tercero, está la música y la letra de Marc Shaiman, un compositor que cumple con dos requisitos maravillosos para ser el perfecto maestro de ceremonias de este show: es un espléndido compositor y está como una cabra.

Marc Shaiman está curtido en esto de hacer cosas graciosas, no porque él mismo sea simpático, que también, sino por sus años de trabajo en South Park. Además, ya puse una vez un vídeo en el que hacía un pequeño cameo en una peli.

Bueno, pues atención porque los compositores de Hollywood no suelen hacer estas cosas. Es difícil pillar todo lo que dice esta canción de Shaiman, pero vale la pena ver la grabación para comprobar que, efectivamente, está como una cabra. Por cierto, canta en su estudio y podemos ver carteles de películas a las que ha puesto música de fondo. Y habla de Horner, de Elfman y... tiene una foto de Bush en el retrete.



PD: El viernes por la noche este pequeño blog volvió a ser visto por cientos de personas. Un especial nocturno de cinco minutos sobre Sonia Martínez en TVE tuvo la culpa. Es curioso porque, según Google, las cinco búsquedas principales por las que la gente ha caído en estos textos esa noche son:

1.- Sonia Martínez
2.- Sonia Martinez
3.- SONIA MARTINEZ
4.- "Sonia Martinez"
5.- SONIA MARTÍNEZ

Al final, mi vida ha quedado ligada a Sonia mucho más de lo que jamás esperé.