22 julio, 2009

Chistopher Young en Úbeda: "El problema de Danny Elfman es su ego". Caos en Spiderman 3

Antes de empezar: Spiderman 3 no es, ni de lejos, una mala película. Es evidente que hay ciertos aspectos que la convierten en la peor de la trilogía, pero tiene escenas grandiosas y diálogos muy, muy divertidos. Y los actores, están todos magníficos. La labor del compositor Chris Young se aprecia claramente en una secuencia magistral: lo que podría ser el pomposo nacimiento de El Hombre de Arena se convierte en el romántico nacimiento de El Hombre de Arena gracias a la magia de la música.


Gran secuencia:


Dicho esto, les pongo en antecedentes: con la llegada de la tecnología digital y el montaje (la edición) por ordenador, los directores apuran hasta el última segundo sus montajes, cambiando elementos y mejorando aspectos. Y esto trae por la calle de la amargura a los compositores que, por ejemplo, en una escena de acción en la que tienen decenas de marcas para apoyar la secuencia con la música, ven como un plano es más largo de lo pautado y otro, de repente, es más corto.

Danny Elfman, tras grabar la música de la famosa secuencia del tren en Spiderman 2 (una magnífica pelea entre el Dr. Octopus y Spiderman) fue llamado de nuevo a estudio porque Raimi había cambiado elementos de la secuencia y, por tanto, la música ya no encajaba como un guante con las imágenes. Elfman, enfadado, declinó la invitación y provocó una disputa entre ambos que, aún hoy día, sigue vigente.

Elfman, que había trabajado con Raimi en Darkman, que había compuesto la Marcha de los Muertos para El ejército de las tinieblas, rompía su relación con el director haciendo unas declaraciones explosivas: “para mí, es como si Sam se hubiera ido a dormir y una vaina hubiera ocupado su lugar. Ya no es el director que yo conocí”.


En la conferencia de Chris Young en Úbeda se dieron detalles sobre los acontecimientos. Textualmente, se acercó a la audiencia (la conferencia la dio de pie, paseando con el micrófono) y dijo: “Entre nosotros, el problema es que Elfman tiene el ego muy grande”. Esto no es nuevo. Hay indicios que así lo indican, como su problemática relación con el director Tim Burton (gracias a la cual, dicho sea de paso, tenemos la magnífica partitura de Howard Shore para Ed Wood).


Según el punto de vista de Young, cuando uno está implicado en una superproducción de estas características, tiene que estar preparado para todos estos acontecimientos. Young llegó a Spiderman 2 por su amistad con Raimi (habían trabajado juntos en The Gift) y salvar la papeleta en el último momento. Reordenó el tema del tren y, de paso, puso nueva música a una secuencia (el nacimiento de Doc Ock).


Y aún así, Raimi volvió a llamar a Elfman para hacer los temas principales de los personajes de Spiderman 3. El compositor los mandó y Christopher Young (que iba a adaptar la banda sonora con estos temas) y el director Sam Raimi se reunieron para escucharlos. Y mientras Raimi no estaba muy convencido, Young defendió la música de Elfman: “está muy bien, es maravillosa, es perfecta”.


Pero Raimi no le encontró su punto: “Chris, tú haces la música”. La labor de Young fue compleja y al final se añadieron algunas escenas a las que pusieron música otros compositores, pero Chris cree firmemenete que, cuando se trabaja con estos presupuestos, hay que aceptar las cosas como son, con humildad y para beneficio del proyecto.


Y hay un detalle: que Young firme la música de Spiderman 3 (y ya sabemos que al compositor se le reconoce como uno de los creadores de la película), implica cheques anuales de un montón de dinero: de ventas de DVD, de taquilla, de emisiones en televisión…


Y una segunda historia: para no hacer esto mucho más largo (y es que contó mil cosas), cuando Sean Connery actuó en La trampa tambien producía la película. Un buen día, Connery se presentó en el estudio de Young y a éste le llamó la atención que, al contrario de lo que sucede en pantalla grande, la barriga de Connery era... quiero decir, estaba muy gordo.


Young trató de ser amable y le dijo lo mucho que le gustaban las películas (y las bandas sonoras de James Bond) a lo que Connery replicó de mala gana. Con el tiempo, el compositor se dio cuenta de que al actor no le gustaban nada las entradas orquestales impactantes tipo Bond, que lo que realmente le gustaba era cuando la música se iba introduciendo poco a poco, sin que uno se de cuenta. Y por eso, en la grabación de la música, Young introducía los temas lentamente, poco a poco, mientras miraba de reojo al actor escocés… y este sonreía con la satisfacción de que la música, en ningún momento, iba a sobresaltar al espectador.


Young es una fuerza de la naturaleza, una rara avis. Un compositor empeñado en ser amigo de todo el mundo, agradecido de que la gente escuche su obra y humilde a rabiar. Cuando se enteró de que yo venía de Canarias, se sorprendió de que me moviera hasta Úbeda para escuchar música de cine, para escucharlos hablar a ellos. Yo, por mi parte, conseguí que dijera las palabras mágicas:


10 comentarios:

  1. Ya tienes uno mas para tu coleccion!!! Me ha encantado, y me estais picando para que me apunte el año que viene...

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la toma 2, jejeje. Desde luego este hombre se entrega a su público con una humildad increible para la trayectoria que tiene.
    Ayer estuve en el cine y tenían un poster gigantesco de Drag me to hell. No pude evitar una sonrisa de oreja a oreja :D

    ResponderEliminar
  3. Impresionante. La música de Young es de las que entran poco a poco pero permanecen más.

    ResponderEliminar
  4. el anonimo tranquilo7:18 p. m., julio 22, 2009

    a mi este señor me recuerda a un novio que se echo la phoebe de friends.

    Lo interpretaba alec baldwin y todo era maravilloso, todos eran amigos, todo era lo mas...

    al final del capitulo phoebe lo deja por que no era capaz de soportarlo...

    ResponderEliminar
  5. jajaja, sisí, es verdad que hay gente que es demasiado estupenda.

    ¿De qué película exactamente es la parte que suena en el video?

    ResponderEliminar
  6. jajaja... pues también yo me he acordado de Baldwin. Que gran personaje y que gran serie... pero dudo que Young sea un pelma. No le pega.
    El vídeo comienzo con Jennifer8 y cuando dice lo de frikiperopoco comienza a sonar Homicidio en primer grado (que es mi obra favorita suya).

    ResponderEliminar
  7. Hola Sergio.
    Estas entradas, aparte de ser muy didácticas me resultan tremendamente divertidas.
    Saludos, y gracias por esa pasión desmedida.

    David D.

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, qué grande, Chris! Este año ha sido un congreso-festival un tanto raro para mí, no he podido disfrutar ni participar de él tanto como me hubiera gustado, por diversas cuestiones ajenas al mismo.

    Pero sí que pude compartir mesa con Young el miércoles por la noche, a su llegada a Úbeda, y compartir así esa bella locura que le caracteriza y que le hace tan único y tan querido por los aficionados.

    Un abrazo, Sergio, que no pude despedirme de ti como Dios manda.

    Hasta pronto!!

    ResponderEliminar
  9. Hola,

    quizás mi comentario llega algo tarde pero tan sólo quería reiterar lo que ya has planteado en tu comentario: Chris Young es un personaje increible por muchas razones pero, sobre todo, por ese amor desmedido que tiene a aquellos que se declaran fans de su obra. Puede que sea una cuestión de ego o, incluso, de falta de cariño, pero provoca que estar a su lado de pie a un sinfin de conversaciones interesantes.

    Yo fui uno de los afortunados que pasé mucho tiempo con él, y pude compartir muchas charlas que me mostraron a una persona que va mucho más allá de su obra.

    Un saludo,

    PD: Por cierto, tantos canarios en Úbeda y no nos reconocimos los unos a los otros ;-)

    ResponderEliminar