30 noviembre, 2010

Te lo dije: Spiderman colgado del techo

Leo con estupor en El Mundo acerca del preestreno del musical de Spiderman. Vale la pena que lean el artículo porque fue un completo desastre. Y es que los previos de una obra de teatro de Broadway no son un ensayo general (aunque pueda parecerlo). Son para comprobar que partes funcionan con el público, en donde se aplaude, que cosas hay que cortar y para rodar la obra antes de su estreno real. Pero no son para que nada funcione y los actores se queden colgados del techo durante media hora (y aguantando las risas del público).

Y es que el musical de Spiderman lleva años coleando. El equipo artístico, con la gran Juliet al frente, es impresionante... y sobre la música de Bono no tengo dudas. Pero, ¿que quieren que les diga? Hacer un musical de Spiderman es, como mínimo, la peor de las ideas posibles.

No aprovecho este fracaso para decir un "ya lo dije". De hecho, estoy convencido de que finalmente será un éxito de público. Pero la idea de partida es mala, mala, mala. Lo que define a estos tiparracos con capa, en muchos casos, no se puede ni llevar al cine. Quiero decir, el gran acierto de Sam Raimi fue copiar visualmente muchas de las viñetas en las que Spidey se balanceaba. De alguna manera, eso alimentaba nuestro disco duro, refrescando cientos de imágenes que tenemos almacenadas.

Y es que, con todos mis respetos, hay ciertas cosas que, cuando cambian de elemento, pierden la gracia: ver caer una lámpara en un teatro es espectacular, pero verla caer en una película...; que aparezca un helicóptero en un escenario es una barbaridad, pero no resultará nada espectacular en una película y, por supuesto, señores disfrazados de animales tienen mucha fuerza sobre el escenario, pero en el cine no aguantaríamos ni diez minutos.

Es que si trasladamos al cine El Fugitivo, la serie de televisión, se convierte en una película de policías y ladrones. Pero lo que define la serie, un tipo que cada semana se tiene que esconder en un sitio diferente, conocer gente nueva y cambiar de nombre constantemente, no puede meterse en 90 minutos. Por eso, la magnífica película de Harrison Ford se llama igual que la serie de televisión, pero poco tiene que ver con el espíritu.

Eso sí, como siempre hay excepciones, porque si alguien me dijera hoy que quiere ponerle música al clásico de Víctor Hugo, Los Miserables, le diría exactamente lo mismo: ni se te ocurra... te vas a estrellar seguro.


Y puestos a contradecir todo lo anterior (uno es un mar de contradicciones), el anuncio tiene buena pinta:


12 comentarios:

  1. Vaya!!! Tengo que reconocer que desde el principio de este comentari estoy totalmente de acuerdo contigo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Marvel se cargará Marvel...

    ResponderEliminar
  3. ..... y pienso yo.... habrá cameo de Stan Lee...en cada función???

    ResponderEliminar
  4. ¿Te vienes en navidad a ver Los Miserables conmigo? Cama y comida gratis total

    ResponderEliminar
  5. ¿Gratis total? ¿Nos apuntamos todos los del blog? ¿Anonimo tranquilo? ¿Victor? ¿David? ¿Julio? ¿Elphaba? ¿Guillel? Moooola. Vete preparando la paellera...

    ResponderEliminar
  6. Elphaba ya fue el lunes a ver los Miserables, pero no en Madrid... (corre a esconderse).

    ResponderEliminar
  7. Volviendo a lo de Spiderman, a mí lo que me fascina es el tono de voz de los tipos estos de los trailers. Eso parecía un poco el circo del SOl, no?

    ResponderEliminar
  8. el anonimo tranquilo8:37 a. m., diciembre 02, 2010

    pues a mi el anuncio me ha gustado y no soy nada fan de u2...

    spidy me parece blandito pero el salto en el aire me parece superchulo.

    webber ya dijo hace poco cuando estreno el "no hay marcha en nueva york" que es el titulo verdadero del fantasma 2 que nadie deberia ver un musical hasta que no llevara un mes de rodaje.

    los miserables madrileños es algo de lo que no se ha hablado por aqui... me gusta el bring him home que he oido (salvalo no es una mala traduccion) pero me horrorizan otras cosas como el on my own o el one day more y tambien me disgusta mucho que siempre pongan a los tenendier como picaros simpaticones cuando son dos personajes absolutamente monstruosos.

    Si es gratis yo me apunto a lo que sea jajaja

    ResponderEliminar
  9. Allá por el año 85 ya se criticó la picaresca y simpatía de los Thernadier. Tanto Mr. Boubill (Sr. Bobo en español) como Schönberg (Chonber en español) explicaron que la obra era muy, muy dura y que necesitaban convertir a algunas figuras del musical en cómicas. Aligerar y airear un poco toda esa tragedia.
    De todas maneras, siempre he creído que los personajes se definen por sus actos y no por las cosas que dicen (tanto en el cine como en la vida real) y sigo sin comprender a los que se ríen con estas dos figuras, realmente escandalosa.

    Elphaba, ¿donde fuiste, traicionera?

    ResponderEliminar
  10. el anonimo tranquilo1:11 p. m., diciembre 02, 2010

    quizas si solo ves el musical los Thernadier (que es como se escribe y no como lo puse yo) pueden pasar por picaruelos, pero es que cualquiera que se haya leido la novela sabe dos cosas, que son unos pesonajes abominables y asquerosos a mas no poder y que toda la parte que habla de Napoleon es un toston infumable.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo sí entiendo que los Thenardier hagan gracia. Es obvio que son dos basuras de la sociedad, pero si en esta obra concretamente los presentan en clave de humor negro para aligerar, pues asumimos son cómicos y nos reimos y punto. De otro modo no nos podríamos reir nunca con la panda de asesinos y ladrones de Tarantino, ni con los Cohen ni con obras maestras de la comedia como "El quinteto de la muerte", ni con un millón de cosas más. Que estamos viendo una obra de entretenimiento, no el telediario, y acabaremos como los que quieren censurar los cuentos porque no son aptos para niños. Cada cosa en su contexto.

    Sergio, en mi blog te enterarás.

    ResponderEliminar
  12. Desde luego, como trailer, me parece una macarrada importante. a priori, no me apetece nada de nada; Pero tampoco en su día me apetecían Miss Saigon o El fantasma de la ópera y la experiencia fué mágica en ambos casos. nunca se sabe.....

    ResponderEliminar