17 julio, 2012

Jim Henson / Frank Oz


Terminado FIMUCITE en Tenerife, en el que he disfrutado de dos conciertos apoteósicos (James Newton Howard y un homenaje a la Universal), vuelvo relajado y con el presente laboral discretamente arreglado. La vida sigue.

Hoy, en una de esas conversaciones con mi hija en la que parece que todo es negro, me he sorprendido a mi mismo con una respuesta. Estábamos hablando de RENT y la repentina muerte de Jonathan Larson... pero antes habíamos hablado de las peleas de los hermanos Cano y la separación del Mecano... y un poquito antes de Howard Ashman y Christopher Reeve... bueno, en realidad, era un desastre de conversación en la que todo el mundo moría o se separaba... Era evidente que se me había ido de las manos. Pues en esa vorágine me preguntó: ¿Pero quién famoso no se ha separado de su pareja de trabajo y se lo pasaba bien? Y no sé muy bien porqué, como una respuesta automática, le he dicho: Jim Henson y Frank Oz.

Estuvimos hablando un rato de ellos dos y cuando mi hija se ha ido a la cama, he seguido dándole vueltas a la cabeza. La historia de esta pareja es, sencillamente, desbordante. Jim Henson es, como todos sabemos (y en la foto queda clarito), la mente creadora de los Muppets, de Barrio Sésamo y de todo muñeco que se precie. Su talante, su capacidad para contar las historias más increíbles en dos minutos y sobre todo, la de llevar una empresa multimillonaria como si fuera un grupo de gamberros que se quedaban hasta altas horas de la madrugada grabando sketches porque, simplemente, se partían de risa, es impresionante.

Cuentan que las mejores escenas salían a las tantas de la noche, cuando cansados, alguno decía alguna línea fuera de guión y entonces, entre lágrimas de risa y un sufrimiento atroz para no estropear la grabación se mordían la lengua y se pellizcaban las piernas.

Su compañero de andadura era el hoy director de cine, Frank Oz. Hoy todos lo conocen por ser un director de cine reputado, con trabajos como La tienda de los horrores, Un par de seductores o Bowfinger... y los más frikis por encarnar al maestro Yoda en la saga galáctica.

Pero Frank Oz era la mano derecha de Henson, el compañero de fatigas, el amigo de negocios que tienes a tu lado... todo lo que tenía de serio Oz, lo tenía de hilarante Henson. Trabajaban codo con codo (y esta frase esta vez es literal). Si Henson era Gustavo (Kermit), Oz era Miss Peggy. Y si Oz era Blas (Bert), Oz era Epi (Ernie). Y así, mil series de televisión, mil programas educativos, bastantes películas y mucho, mucho dinero. 

Y aún así, siendo los grandes jefes de una compañía multimillonaria, lejos de estar sentados en un escritorio, Henson y Oz se seguían enfundando la rana y la cerdita cada tarde.

Con la muerte de Jim Henson, llorada por todo el mundo que lo conoció y por parte de la gente que no lo conoció, hizo que Oz, que ya tenía encaminada una carrera independiente, terminara por desligarse casi totalmente de la compañía. Hoy día se puede ver alguna película en la que Oz colabora en calidad de leyenda, aunque cada vez menos.

Y aún así, habiendo trabajado codo con codo durante más de 25 años, me sorprende este vídeo que he encontrado. Sencillamente, es espectacular y explica muy bien esa relación. Se trata del funeral de Jim Henson en el año 1.990, y se trata del momento en el que Frank Oz le dedica unas palabras. No se si estoy especialmente sensible, pero son ocho minutos mágicos, en donde uno no para de reír... hasta el final, en donde la emoción traiciona a su compañero de trabajo.

Sólo soy un bloguero en una esquinita del mundo, sin muchos lectores y algo apático, pero saber que con mis líneas le doy un poquito más de vida a Jim Henson, por un ratito me hace feliz.


PD: Si quereís seguir investigando, en ese funeral hasta se canta Being Green... una triste delicia.

7 comentarios:

  1. Me va lentísima la conexión porque estamos fuera...pero cuando vuelva, me pongo el vídeo.
    Bonita entrada, por cierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El anonimo tranquilo8:19 p. m., julio 18, 2012

    Being green es la menor cancion de inadaptados jamas escrita...

    pocos lectores pero fieles y nos tiene de lo mas abandonados

    ResponderEliminar
  3. Ya lo sé... soy un parásito.
    Being Green es una delicia... Hay versiones de Ray Charles, Frank Sinatra (lo descubrí en Youtube)... pero la mejor, sin duda, la de Gustavo...

    ResponderEliminar
  4. elanonimotranquilo12:01 p. m., julio 19, 2012

    hasta tu querida audra mcdonald tiene version

    http://www.youtube.com/watch?v=gffJQYw1VP0

    ResponderEliminar
  5. He visto ya el vídeo donde cantan las canciones favoritas de Henson. Todo el mundo se parte de risa obviamente. Y de ahí a pensar que me encantaría que en mi funeral la gente se partiera de risa hay un paso. Por ahora lo llevo bastante mal...

    ResponderEliminar