13 agosto, 2012

Seis propuestas interesantes


Y cada una de las películas que cito merecía un post independiente, pero el calor y la infinita pereza -esa que me obliga a tumbarme frente al sofá con un abanico de mandos de colores- hace que sea completamente imposible ponerme a escribir. Pero he acumulado demasiadas películas buenas como para no soltarlas.

En los cines, lo de siempre, pero con calidad. Las dos últimas visitas han sido pletóricas: la última de Batman y Prometheus.

No puedo contar nada nuevo de ellas porque los que estaban interesados ya las han visto y los que no tengan interés, no tiene sentido que les cuente nada. Pero las dos me vuelven loco. La crítica de Batman ha sido, al contrario que con la segunda de la saga, mucho más templada... pero es una película absolutamente tremenda. De hecho, se le critica mucho algunas escenas, como todo el final encadenado, que literalmente me hizo llorar en la sala. Creo que Nolan ha sabido manejar esta trilogía de forma fantástica y no veo el momento de tenerla en casa en glorioso BluRay.

Intentando no hacer un spoiler, el momento en el que Batman habla en el hospital con el Comisario Gordon y le cuenta eso de "los pequeños detalles son los que hacen a un héroe", me dieron ganas de saltar a la pantalla y darle un abrazo al héroe encapuchado.

Estas ganas de saltar a la pantalla no son tan habituales como puede parecer, de hecho, intentando recordar cuando fue la última vez que me involucré con algún personaje, me sale la batalla de San Crispín en Henry V. Sin duda, habría saltado al campo a pelear codo con codo con Kenneth Branagh para después poder cantar el Non Nobis...

Prometheus es la película que permite que todos los cinéfilos podamos discutir. Hay gente que habla de sus diálogos, otros critican su falta de rigor científico y... patatadas. Tonterías del tamaño del pito de John Holmes -¿rigor científico a una película de ciencia-ficción? ¿En una precuela de Alien, que trata de un extraterrestre con sangre ácida, doble mandíbula, viscoso y asesino?

Como dice mi amigo Bandini, "un Ridley Scott a medio gas es muchísimo mejor que la mayoría de los directores actuales". Prometheus es visualmente demoledora, pura imagen, puro cine. Si me apuran, casi una sinfonía visual de Germaine Dulac o para ser más exactos, uno de esos experimentos de Brian de Palma en el que no importa tanto lo que se cuenta sino como se cuenta. 

Las imágenes cautivadoras de Prometheus quitan el hipo y pasan de la retina a la parte del cerebro en la que se esconden esos planos de cine que nunca se olvidan.

Pero lo que estoy haciendo de verdad en este período estival es recuperar parte de ese cine al que le he tenido ganas durante todo el año. Y he tenido la suerte de ver tres películas seguidas absolutamente deliciosas. De esas que si tienes una crisis con el séptimo arte, te reconcilian de inmediato.

The perfect host:  The perfect host es terrorífica. Los que apreciamos la comedia sabemos que lo que hace David Hyde Pierce en Frasier no es fácil (el hermano de Frasier). Pero esta película se apoya completamente en su talento. El actor - que con la edad va adquiriendo un parecido a Alan Alda que asusta- no se amilana y se come un rol que sobre el papel no debía ser tan sugerente como su puesta en imágenes.

Un delincuente se cuela en la casa de un ricachuelo y se hace pasar por un amigo de una amiga. Y cuando se va a desencadenar la tragedia, la tortilla se da la vuelta y resulta que el auténtico loco es el rehén. No se la pierdan.

Melancolía: Me da mal rollo hablar de una película de Lars Von Trier por muchos motivos. Sobre todo, por lo pesado que es y súper ególatra (él cree que el mejor director de cine de la historia es él. Y no lo piensa. Lo piensa y lo dice) y sobre todo, porque empecé adorando su cine (hace años que defiendo Europa como una de las grandes obras maestras del cine) y no ha hecho más que defraudarme tildando de idiota al espectador.

Y con todo el dolor del mundo, adoro Melancolía. La empecé a ver con recelo y poco a poco me cautivó, me sedujo, me dijo muchas cositas al oído y para colmo, creo que visualmente es demoledora. Kirsten Dunst está brillante (papelón, papelón, papelón) y la música de Tristán e Isolda le van como anillo al dedo.

Se acerca el fin del mundo por colisión de planetas y hay diferentes formas de enfrentarse al final. La película se centra en dos -y de rebote, en algunas más- Conmovedora. No me reconcilio con Lars Von Trier porque sigue siendo un pesado, pero esta, debo decirlo, es la obra de un genio.

Red State: Red State debe ser una de las películas más baratas jamás filmadas. Rodada en parte con la Canon 7D (que es mi cámara de fotos, aunque yo grabo a mis hijos y no Red State). Llegó a mis ojos porque la dirige Kevin Smith (el gran Silent Bob) pero que esta vez se aleja de Clerks, Mallrats y Amys para contarnos una historia que, sin ser de terror, me toca la fibra terrorífica más sensible: las sectas religiosas.

En un pequeño pueblo, nadie se mete con los miembros de una secta religiosa tan visceral que hasta los de la ultraderecha y los neonazis le han dado la espalda. El asesinato de un homosexual y la fiesta provocadora que hacen los de la secta al lado del funeral es la gota con la que empieza la película. A partir de ahí, el vaso está desbordándose continuamente.

Da miedo como se puede ser tan malo, mientras de tu boca salen palabras como amor, Dios, fraternidad, familia... y esa sonrisa en la cara, casi de piedra, esconde a los verdaderos monstruos.

Kevin Smith es genial, ya lo saben. Tanto como guionista como creador de esos espectáculos de preguntas y respuestas que tan bien se le dan. Pero en Red State demuestra que, además de divertido, puede ser un gran director de cine.

Por último, gracias a Red State he podido ver subtitulada el Evening Harder de Smith (o sea, su segundo DVD editado de conferencias). Me faltó caerme al suelo de la risa.

8 comentarios:

  1. No me había fijado en lo de Alan Alda...pero ahora que lo dices sí le veo un parecido. "Gente caminando" (jaja)... Pero con el final me saltaban las lágrimas.. Qué bueno... Yo también le daría el Oscar... Ay qué risas..
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Mira, lo que dices de Batman lo secundo. Prometheus tendrá que esperar a final de mes porque nos la tenemos prometida un amigo y yo.

    Del resto, tengo que decir que sólo he visto Melancolía, y que al contrario que a ti, me ha parecido un tostonazo pretencioso (también me cae fatal Von Trier, y su filmografía ha tenido efectos muy diferentes en mí, del amor al odio y no necesariamente en este orden). Hacía tiempo que no odiaba tanto una peli como he odiado esta, aunque también me parece que Kirsten Dunst está soberbia e impresionante (pero maja, tú vete a hacer eslóganes que yo me quedo gustosa con tu "marido").
    De todas formas, todo lo que no he visto y has recomendado, me ha dado unas ganas horrorosas de verlo.

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que recomiendas, muy bueno, a falta de ver Prometheus. Lo de The perfect host es tremendo, una película de corte televisivo que te deja enganchado, actorazo.
    Dos cosas: Von Trier es un gañán, de acuerdo, pero es un genio, y casi nadie le ha entendido cuando afila la lengua, habla desde el mundo de los mortales, pero lo hace como un patán genial que rompe moldes y esquemas mentales. A mí mismo me la metió doblada con Los idiotas, película por la que lo odié durante años, y aún hoy me jode pensar en ella, pero el resto de su obra me parece magna o casi, incluso ese dolor grandioso llamado Anticristo. Me permito recomendarte, si no la has visto, una cosa que hace junto a Jorgen Leth, Las cinco condiciones.
    La otra cosa: no estoy muy de acuerdo con tu amigo en la apreciación sobre el bueno de los Scott, pero tampoco es que le tenga manía, tolero mucho peor a su hermano.

    Chao (un amiguete venido a menos en espera de mejores tiempos).

    ResponderEliminar
  4. Vaya, poco después de escribir lo anterior me entero de que el otro Scott se ha quitado de en medio. En este momento tengo sensaciones encontradas: no me gustaba su cine pero era un ser humano. Aunque no creo en el paraíso: D.E.P.
    Ahora que repaso su filmografía casi me atrevo a decir que me gustaba más que la de Ridley, qué cosas más raras les pasa a uno.

    El de arriba

    ResponderEliminar
  5. En medio de mis vacaciones he visto un poco de televisión, básicamente para ver como esta el mundo; (sigue igual de mal)ya que por estas fechas intento desconectar y me ha soprendido la noticia del posible (aún está por confirmar) del suicidio de Tony Scott.

    De paso os dejo este enlace donde podeis ver fotos detrás de las cámaras de Robocop y Kill Bill.

    http://www.malgusto.com/cine-television-famosos/robocop-detras-de-la-camara/#more-55692

    http://www.miramax.com/subscript/kill-bill-vol-1-behind-the-scenes-photos

    Saludos vacacionales.

    ResponderEliminar
  6. elanonimotranquilo9:44 p. m., agosto 20, 2012

    prometheus me ha parecido una caca de dimensiones epicas y una patada mas a la saga alien. Que se quede en casa haciendo mojones de gladiadores.

    Y el batman tienen mas huecos de guion que un colador. Y ese personaje de la cotillard... y esa historia del mercenario enamorado... vamos de tercera regional.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo uno, ánimo con tu situación laboral (que supongo que te refieres a eso). Entre tu comentario y mi respuesta, Tony Scott se murió. Ya no se puede decir que sus películas eran perfectos anuncios y videoclips (aunque no conozco a nadie que se aburra con El último Boy Scout).
    La vuelta de Anónimo Tranquilo me tranquiliza. Ya estaba bien con eso de estar de acuerdo con todo y vuelve a sus inicios. Me gusta que la gente esté en contra de los post porque sino todo esto es un coñazo. Y ya nadie me insulta, que hubo una época entrañable en la que me llamaban de todo (seguramente los post era más incisivos y menos rutinarios)
    La última de Batman es una obra maestra, se mire por donde se mire... Y no se pierdan el último post con Murray Gold y su sombrero rojo.

    ResponderEliminar
  8. Soy anonimo uno,mi situación sigue igual, pero he visto Prometheus ,y no me ha entusiasmado,pero tampoco me parece un truñazo.La peli inquieta,pero el malo final creo que esta mal escrito,con esa violencia barata qle resta misterio al film.Al final nuestro padre Dios resulta que era un garrulo peor que sus hijos. Red State es tremenda,inquietante hasta decir basta.Me ha sorprendido el señor Smith.
    Que siga usted bien.
    Un saludo.

    ResponderEliminar