29 julio, 2010

Batman y la cara oscura de la animación

Existe otro mundo en el campo de la animación que poco tiene que ver con Japón y con Pixar, que son las dos grandes fuentes de obras maestras de los últimos años. Me refiero a las películas de Warner con DC Comics que últimamente están saliendo al mercado del DVD.

Siempre me he preguntado por la rentabilidad de este tipo de películas, que tienen un público muy poco definido: películas de superhéroes como Superman o Batman pero que, definitivamente, no son para niños. En realidad, creo suponer que están diseñadas para esta nueva fauna, en la que me incluyo, de tipos con cuarenta años, con hijos, que siguen manteniendo un espíritu bastante friki y se sienten tan cercanos al mundo del cómic, del cine, de la música como cuando tenían (teníamos) catorce años.

El caso es que ayer, tras el visionado de Batman: under the red hood, ha quedado sobradamente demostrado que he estado expuesto ante una de las obras maestras del dibujo animado de los últimos años. Y no es porque los dibujos sean especialmente buenos... sino porque es una película endiabladamente buena.

Eso sí, no se me ocurre haber visto algo más violento en los últimos años. Por otra parte, ya saben que estoy un poco harto de que las películas sean demasiado radicales (tipo Hostel) o profundamente blandas y políticamente correctas, como el resto de la producción de Hollywood. Y en esa mezcla de una buena intriga con momentos violentos, y que Nolan mezcló tan bien en la última entrega de Batman, es lo que aparece en esta historia.

La película perfecta para estos arranques de violencia, desde luego, debe tener a Batman, el superhéroe más imperfecto, más humano y menos sutil de la historia. De alguna manera, en esta película queda reflejado el lado más oscuro de este vengador: quiere, desea con toda su alma, matar al Joker pero... cómo puede quedarse a gusto con su venganza si a cada golpe que le da, el villano se ríe más y más... y la cara de impotencia del personaje vale por ese visionado.

La historia está muy bien encadenada, dando la oportunidad a todos los personajes del universo de Gothan City a tener su momento: desde Dick Grayson hasta Enigma... todos tienen su secuencia para una intriga que bien merece un aplauso.

Les cuento la primera secuencia: el Joker le da una paliza al nuevo Robin (Jason Todd) con un bastón. Un golpe tras otro golpe... cuando Robin queda totalmente destrozado en el suelo, Joker abandona el lugar. Robin, en un último esfuerzo, logra moverse hasta la puerta del lugar en el que está encerrado, aunque los huesos de sus pies y sus manos están totalmente rotos. Y cuando parece que hay esperanza, oye el ruido de una bomba que ha dejado activada el Joker. La casa explota con un primer plano de nuestro héroe asumiendo su final...

6 comentarios:

  1. Hace poco pude ver La muerte de Superman. Y era el primer largometraje de este tipo que caía en mis manos. La animación no era nada del otro mundo. Incluso bastante televisiva pero me encantaba el concepto de "las viñetas".

    Pero el conjunto me gustó y me abrió el gusanillo de ver más películas de este tipo.

    Creo que tienes toda la razón. Atrapa a tipos de 40 que han leído cómics en su infancia y adolescencia. :-D

    No tengo más que recordar el brillo en los ojos cuando te enseñé cierta cosa de Marvel Comics :-D.

    ResponderEliminar
  2. jajaja, sí, pero en ese caso concreto me alucinaba más el continente que el contenido.

    Y aprovecho tu comentario para decir que, si pinchan en el nick de Julio, pueden acceder al blog de fotos en el que ha actualizado, de forma magistral, las visitas de los compositores a Úbeda.

    ResponderEliminar
  3. el anonimo tranquilo11:40 a. m., julio 29, 2010

    es que robin siempre ha sido muy hostiable la verdad...

    yo era superfan de una serie sobre batman en capitulos de media hora que puso hace años canal plus en abierto.

    Supongo que esta pelicula de la que hablas vendra de aquella serie que se ha continuado en formato largo.

    La animacion no es nunca espectacular pero los guiones estan tan bien trabados y terminados que te daban ganas de levantarte del sofa y aplaudir.

    Hubo un capitulo doble que es de las mejores cosas que he visto en mi vida. El malo de la trama era alguien capaz de asumir la forma de cualquier persona tipo la mistica de los x-men. Y bajo esa premisa hacia una reflexion sobre la identidad, la percepcion que el ser humano tiene sobre si mismo y la imagen que proyectamos a los demas de quitarse el sobrero.

    La pena es que no recuerdo como se llamaban los capitulos y llevo años buscandolos sin suerte.

    ResponderEliminar
  4. Concido con el anonimo tranquilo: Robin se lo estaba buscando, y si no hubiera sido el Jocker lo habria hostiado yo misma. Que personaje mas repelente, por dió!

    ResponderEliminar
  5. No la he visto, pero me pondré a ello.
    Yo también soy superfan de esa serie a la que hacía referencia el anónimo tranquilo: la de Bruce Timm, Paul Dini y compañía. Unos guiones francamente buenos limitados en el aspecto violencia y otras cosas por ir dirigidos a un público "infantil" (cosa que por lo que cuentas no ocurre aquí). La serie de Batman, la de Superman y la de la Liga de la Justicia de esa gente eran cosas francamente majas. Esta no la he visto, pero me pondré a ello en cuanto pueda.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola!!!!

    Como están ustedes?!?!?!?!?!

    Bien!!!!!!....jodidos!!!! (entiendase por la crisis).

    A ver, no nos engañemos. Existe alguien que le caiga bien Robin???

    Seguro que si mirásemos dentro de la mente de Batman descubririamos una faceta nueva del superhéroe.

    Saludos.

    ResponderEliminar