29 enero, 2011

Ha nacido una estrella, de George Cukor

Y aquí está la foto.

En ella, uno de los momentos más felices en la carrera de Judy Garland, en la película Vicki Lester, recoge su merecido Oscar. Pero su mentor y marido, James Mason, colocado como una cuba, también sube al escenario y dice unas cuantas estupideces. Y cuando parece que el espectador ya ha sufrido este terrible momento, sin querer, Mason golpea a su mujer delante de la creme de la creme de Hollywood.

Esta es una de esas escenas que se queda contigo para siempre. Sin embargo, yo no recordaba que Ha nacido una estrella fuera tan buena como es. Posiblemente porque la vi una vez, en versión española, en 4:3 y en una copia barata. El DVD que vi ayer estaba restaurado, en versión original, en Cinemascope y en fantástico color... y con cuarenta minutos más de metraje.

No es moco de pavo: ¡42 minutos más! Las secuencias no están completas, pero el audio se localizó, algunas fotos y... tachán... la película adquiere una dimensión completamente inusitada. Una obra maestra del cine.

Y es que a Cukor, por mucho que defendiera el sistema de estudios, aquí le hicieron una jugada. Y la Garland le robaron el Oscar de verdad, porque está fantástica. Dicen las noticias de la época que, efectivamente, se lo robaron. La ganadora, Grace Kelly, lo hizo con seis votos de diferencia. Pero claro, aquí entran más datos: a la Garland ya la habían echado de un estudio por sus problemas con las pastillas, el alcohol y las drogas.

Pero es injusto calificar a una actriz por su vida privada, porque cuentan los que compartieron escenario con ella que, estuviera como estuviera, cuando el director decía "acción", ella se transformaba en su personaje y todos sus depresiones y miserias desaparecían al instante. Y aunque todavía tenía algo más de 30 años cuando hizo esta película, hay escenas en las que podría ser mi madre... porque la auténtica realidad es que la Garland acusaba en su cara su vida privada.

Y por mucho que ella confesara ante la televisión que todo lo que se decía sobre su vida privada eran tonterías, no hay más que ver la cara con la que lo dice: aquí.

Pero algo debía tener que hasta el mismo James Mason sucumbió a sus encantos, conservando una amistad para toda la vida. Fue él el que redactó unas palabras en su funeral (aunque la idea original es que lo hiciera Micky Rooney, pero estaba demasiado destrozado).

Pero James Mason no es el coprotagonista de la película. En realidad, en muchos momentos, la película es completamente suya. No hace, por poner un ejemplo cruel, como Peppard en Desayuno con diamantes, que tiene un papel espléndido pero él parece pasar por la película sin pena ni gloria. Y por supuesto, la Hepburn se lo come con papas. No. Aquí Mason está brillante en lo que es uno de los mejores papeles de su vida (y eso es mucho decir). Ya decían en La Soga, de Hitchcock, "James Mason podría hacer de villano a la perfección", aunque el director inglés lo convertiría en malo, oficialmente, unos cuantos años más tarde en Con la muerte en los talones.

Y de Cukor que podría decir: que es uno de esos genios que la historia del cine trata más o menos bien. En sus palabras, y como siempre, en una entrevista a Peter Bogdanovich, Cukor decía: "Que cortaran la película fue una verdadera injusticia para Judy Garland. A lo mejor por eso, no ganó el Oscar. Todos hemos tenido tropiezos alguna vez".

Pero es que a Cukor había que conocerlo. Nunca hablaba mal de nadie ("es de mala educación"), le gustaba el sistema de estudios ("siempre había trabajo y sabías de donde venía el dinero") y le hacía gracia esa coletilla de "director de mujeres". Lo único que no le gustaba, en los últimos años de su vida, era que le preguntaran por la historia de Lo que el viento se llevó: "Si, creo que me apartaron. Sin más. No hay explicación y tampoco recuerdo nada. Quiero decir, eso pasaba todos los días en el proceso de hacer películas. Entonces un compañero tuyo cogía el rodaje y tú le pasabas toda la información que habías recopilado. Era simple. Funcionábamos así. Y sí, ayudé a Vivien en su papel aunque no fuera director. Era amiga mía."

La Garland, el Sr. Mason y el Sr. Cukor. Tres personas que, en palabras del personaje de Mason en la película, tenían ese "nosequé" que diferencia a la gente de las estrellas:


6 comentarios:

  1. La verdad, que no fue nada fácil la vida para Judy, y todo gracias al señor Mayer (en su caso), y el "Sistema de Estudio", que los trataban como cosas.

    Y era algo obvio que le iban a preguntar sobre la película a Cukor, si fue encargado de casi toda la preproducción que fue casi tres años, algunas escenas que quedaron al final, y el consultor de las dos actrices.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que sí, que los tres que mencionas tenían ese little something extra, pero para mí que Judy tenía más something extra todavía.
    42 minutos! Hace unos meses volvi a ver Rojo Uno de Fuller y al parecer también le habían añadido un montón de minutos.
    Esta tengo que revisitarla.
    Recuerdo que en un documental sobre Gene Kelly, comentaban que estaba muy agradecido a Judy porque fue muy generosa con él en su primera peli. Es por eso que cuando trabajaron en Summer Stock, y ella estaba en una mala racha... debió tener bastante paciencia con ella.
    Me ha encantado este post.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. el anonimo tranquilo12:28 p. m., enero 30, 2011

    yo vi esa version en pantalla grande. En un ciclo de cine clasico que hizo la universidad de malaga.

    para mi es la version canonica. La primera sin estar mal se me queda corta, la de la streisand es un horror y espero que no se cumplan los rumores, y no exista una cuarta con beyonce...

    ResponderEliminar
  4. el anonimo tranquilo11:19 p. m., enero 31, 2011

    hay peliculas que definen una carrera, judy gardland habia hecho ya el grueso de su carrera cuando le llego el personaje de vicky lester pero sin duda alguna esta fue la pelicula que definio su carrera.

    Cuando uno piensa en judy quizas la primera imagen que le viene sea la del mago de oz, o a lo mejor el magnifico get happy con sombrero, y chaqueta. Pero si uno de verdad conoce a la garland recuerda a vicky lester. Recuerda al publico quitandole el velo en el duelo, la recuerda a ella cantando en un bar a medianoche the man that got away, la recuerda contando a su defenestrado marido como ha ido la grabacion del numero musical despues de llegar a casa...Y en el fondo uno sabe que la mayor mentira del mundo que es el cine, nos estaba contando la mayor verdad y es que judy era esa vicky lester, una estrella y tambien una mujer desgraciada.

    En el caso de judy la cosa era mas desquiciante ya que ella era a la vez la estrella rutilante y el despojo que hollywood queria esconder.

    Supongo que la vida de la garland puede resumirse en esta estrofa de evita:

    I could burn with the splendor of the brightest fire
    Or else,
    Or else I could choose...time.
    Remember, I was very young then,
    And a year was forever and a day.
    So what use could 50, 60, 70 be?
    I saw the lights and I was on my way.
    And how I lived!
    How they shone!
    But how soon the lights were gone...

    Sobre james mason hay poco que decir, quizas que era tan creible haciendo de bueno como de malo. Y quizas tambien que como muchos grandes el paso del tiempo no ha sido muy justo con el y le ha dejado semioculto con respecto de otros actores de su generacion.

    Sobre cuckor es dificil hablar. Cuckor es de los grandes. Si alguna vez tuviera una granga en iowa y el trigo me hablara seguro que me diria que construyera un estudio de cine, y yo lo acabaria contruyendo para poder ver rodar de nuevo a los grandes, una liga muy pequeña en la que estarian con toda seguridad hitchcock, minelli, cuckor, wyler, wilder, lubitsch, ford, hawks, capra, houston...


    Y de camino un recuerdo para el señor Barry. Hablando de grandes hoy era dificil no mencionarle.

    ResponderEliminar
  5. Maldito! aquí estaba escuchando a john barry y esperaba acostarme con alguna reseña tuya. Deja las series y ponte a escribir!

    ResponderEliminar
  6. No conocía la historia de la foto.Que fuerte!!!!!

    ResponderEliminar