03 febrero, 2011

Una semana movidita - entre amantes, internetes y Miserables

Definitivamente, es una semana rara. La empecé con un ataque de risa por todo el asunto de David Bisbal y su magnífica frase sobre las revueltas de Egipto y ahora, emprendiendo la recta final, leo con entusiasmo sobre la pistola de células madre que regenera la piel en tres o cuatro días (sí, como en las pelis de ciencia-ficción). Eso sin contar que hoy he leído que han pillado a un tipo cruzando la frontera de Ceuta con Marruecos, pero esta vez, estaba escapando de España. Cierto como la vida misma.

Y he visto dos películas que me han llamado la atención: The Social Network y Two Lovers. Sobre la famosa película de Facebook hay poco que contar. Es una película que está muy bien. Es entretenida y a todos nos gustan estas historias de "tipo muy inteligente al que nadie comprende y se come el mundo". El guión está bien y está bien dirigida. No es, ni de lejos, una de las mejores películas del año. El propio Fincher se asombra del éxito que está teniendo, ya que es una película claramente inferior a TODAS las que ha hecho hasta ahora. En realidad, The Social Network es como esperaba. Y además, ya sabemos que ganará un montón de premios.

Two Lovers es arena de otro costal. Es densa, tiene una historia magnífica y deja ese poso que dejan las buenas películas. Joaquin Phoenix está inmenso y es una buena oportunidad para ver a la siempre magnífica Isabella Rosellini, hija de su padre y de su madre. Lo que ha pasado con Two Lovers es una de esas cosas que, a veces, pasa con las buenas películas: cuando la estrenaron fueron a verla cuatro gatos, pero esos pocos levantaron la voz y, de repente, se empezó a leer en revistas de cine y en webs especializadas eso de "es de lo mejorcito del año"... Y ahora, cual gacela, me uno a esa corriente: Two Lovers es una película brillante.

En otro orden de cosas: ya he visto unas cuantas veces el BluRay de Les Miserables (el del 25 aniversario). Es un espectáculo magnífico pero sigo pensando que el 10 aniversario es mucho mejor. Eso sí, cuanto estoy en pleno viaje alucinógeno de Les Miserables (y es que una vez que te pones a escucharlo de nuevo, sigues y sigues durante unas cuantas semanas), siempre pienso en lo decepcionante que es la versión original francesa (esa que vio D. Cameron, compró y transformó).

Porque si bien Schönberg es un creador de melodías como no hay otro, el musical original tiene unos arreglos espantosos.
Todos sabemos que Les Miserables es una obra que se ha curtido con el tiempo, perfeccionando, cambiando... y en este largo proceso, que prácticamente culmina con el estreno en el Barbican en el año 85, ha dejado muchos cadáveres en forma de canciones.

Y hay dos cadáveres que me encantan: uno del musical francés original, una canción que nunca he comprendido la razón de que se eliminara; y otra que sale en el disco del 85, ese con el que empezamos todos a amar este musical, y que forma parte del montaje de amor: I saw him once. ¿Alguien sabe por qué el disco del musical de Londres tenía esta canción pero finalmente se estrenó sin ella?


I saw him once. Tan conocida y tan fuera del musical:



Eponine en L´un Versautre, que empieza con una melodía conocida por todos y, de repente, se va por otros derroteros. Una magnífica canción que desapareció en el proceso de convertir Les Miserables en una obra maestra:


6 comentarios:

  1. Pues después de reirme con lo de Bisbal, que no lo sabía, y algunas cosas más, tengo que decirte que comparto tus impresiones sobre "La red social". Para mí es como un examen donde todas las respuestas están correctas pero no hay ninguna brillante.

    Pero siento decirte que disiento de tu opinión respecto a "Two lovers". Tiene cosas que están bien, pero termina siendo una película que no se la cree nadie. Al menos no creo que haya muchas mujeres que se la crean por lo que he leido y me han comentado. No me ha convencido Joaquín Phoenix, pero es que no me parece creible lo que ocurre con su personaje, que de pronto un tipo acabado y dejado que parece medio tonto cuando habla y que tiene todos esos problemas emocionales más que obvios, resulte un imán concretamente para esos dos tipos de chica. Una pava que es la reina de la fiesta que tendrá a veintemil tipos que le bailen el agua y la típica buena chica "inteligente". Vamos, que no me cuela, no. Prometía, pff, pero no, ¿eh? Lejitos lejitos de lo mejor del año. No sé cuál lo será, pero para mí, esta no lo es.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, no quiero espoilear demasiado la película, pero es evidente que una está completamente pirada y la otra tiene una presión familiar brutal por estar emparejada con él.
    Hombre, no digo que sea de lo mejor del año, pero creo que es una gran película.

    ResponderEliminar
  3. Pues estoy de acuerdo con ambos: a mi Two lovers me gustó, pero no resulta creíble que el personaje de Paltrow llegué a pensar en dejarlo todo por irse con el. Yo no la ví tan pirada como dice Sergio. El que si me impresionó fue Phoenix, que se acerca bastante al Brando de On the waterfront (salvando las distancias).

    Sobre la red social, disiento de ambos; por varios motivos me parece una película paradigmática, la crónica de un tiempo nuevo. Y Fincher viene mereciéndose un oscar desde hace años.

    ResponderEliminar
  4. siempre se me olvida...¿quien es el tipo de la barba que tienes sonriendo en la columna de la izquierda?

    ResponderEliminar
  5. Incomensurable compositor Stephen Sondheim...

    ResponderEliminar
  6. el anonimo tranquilo12:21 p. m., febrero 10, 2011

    Estoy algo perdido pero llamar tipo de la barba a Sondheim es algo que se merece 12 latigazos como minimo.

    ResponderEliminar