13 junio, 2011

El Hombre Lobo: de la mediocridad a la calidad


Bastante sorprendido estoy. En primer lugar porque NO me gustó The Wolfman cuando la vi en el cine... pero teniendo en cuenta factores como la música de Elfman y, joer, que un tipo se convierte en lobo unas cuantas veces durante el metraje, ayer le di una segunda oportunidad. Desde hace meses tengo el Blu-Ray en casa ya que tiene pinta de tener un montón de documentales y esas cosas que hacen mi vida un poco más friki.

Y al poner en marcha la película, me pidió que seleccionara entre visionar la versión del director o la versión de los cines. Supongo que es lógico que el director tenga su versión por la cantidad de problemas que tuvo para estrenar la película, con continuos cambios e intromisiones de todo tipo, con retrasos de estreno de más de un año... con cambios de músico, con alteraciones en la historia, con regrabaciones...

Y aquí es donde debo hacer una pausa. Es curioso como unos pocos segundos de historia puede cambiar radicalmente una película. Así, a primera vista, que Deckard se siente en el piano y tenga un pequeño sueño con un unicornio convierte al Blade Runner más eficiente en un replicante. O incluso, sus segundos finales sobrevolando la llanura verde cambian radicalmente toda la filosofía de la película. Y han hecho correr ríos de tinta.

El giro final de El sexto sentido trastoca toda la película, que incluso pide a gritos un segundo visionado para asumir la inteligencia de la propuesta.

No voy a ahondar en lo importante que es la selección de imágenes, en lo que entra y en lo que sale, pero ayer me tuvo pensando un rato largo. Y es que la versión larga de The Wolfman es bastante buena. Quiero decir, no convierte a la película en una obra maestra, pero es una buena película.

Los cortes de la película (la versión que vi ayer tiene 16 minutos más) no estaban hechos sobre material de efectos especiales, sino sobre personajes. De hecho, creo que son minutos importantes para comprender el personaje de Benicio del Toro. Y es una ley básica del cine: mientras mejor conoces al personaje, más importante te parece lo que le pasa.

Y aún así, la película tiene conversaciones en las que se deja caer que las secuencias eliminadas ya habían desaparecido en pleno rodaje (el caso más claro es la carta. En el cine, Del Toro volvía a su casa tras recibir una carta de su cuñada; pero en la versión ampliada, ella se desplaza hasta Londres para hablar con él. O sea, no hay carta. Y aún así, el resto de la película se habla de la carta que le ha traído al pueblo).

Una vez que el personaje es consistente (o por lo menos, tiene menos fisuras que en la versión extraordinariamente corta del cine), la película adquiere una dimensión nueva. The Wolfman, de repente, es una película respetable.

Por eso me da tanta angustia pensar en las penalidades que debe haber pasado este director para defender su versión, claramente superior a lo que se estrenó en los cines. Y así está el Blu-Ray lleno de escenas eliminadas y escenas alternativas... que incluyen dos finales diferentes al exhibido. Y cuando digo diferentes, no me refiero a un planito por aquí o por allá, sino diferentes de verdad (y la magia del cine hace que haya un inserto de un personaje que, mágicamente, en las tres versiones está en un sitio diferente y siempre queda bien). El cine es así.

3 comentarios:

  1. el anonimo tranquilo9:07 p. m., junio 13, 2011

    tema recurrente en la vida de cualquier cinefalo.

    ¿seria mejor vertigo, como asegura amenabar, si supieramos al final que judy y madeleine eran la misma, como querian los productores y practicamente todo el mundo en el estudio y como estaba en la novela original, en vez de a la mitad de la pelicula?

    ¿y si la hubiera hecho vera miles?


    ¿Seria mejor casablanca si hubieran dejado al ilsa con rick?

    Por que las versiones extendidas del señor de los anillos no se estrenaron en cines si son infinitamente superiores, en especial en el caso del retorno del rey que son peliculas diferentes.

    ¿si hubieran dejado a mankievich tranquilo, la segunda mitad de cleopatra hubiera sido tan enorme como la primera parte?

    ¿como seria lo que el viento se llevo con la hepburn?

    ¿si julie andrews hubiera hecho my fair lady en cine habria tenido el mismo exito?

    ¿por que lucas y spielberg no dejan ya de tocar su antiguas pelis?, no las queremos cambiar nos gustan como eran dejadlas en paz...

    ResponderEliminar
  2. el anonimo tranquilo9:09 p. m., junio 13, 2011

    ¿y si tim burton jamas hubiera conocido a la bonham carter? ¿Seguiria haciendo pelis buenas?
    No lo se pero al menos nos hubieramos librado de esa pesima ms lovett

    ResponderEliminar
  3. A mi me sorprendió que Joe Jonhston hubiera dirigido semejante bodrio, siendo un ex ilm del periodo analógico y con bastante gusto por lo clásico. Este tipo de directores/artesanos sin ninguna intención de dejar mas huella que la de su trabajo como técnico siempre me caen bien. Veré la versión sin cortes a ver que tal.

    ResponderEliminar