09 julio, 2011

Tres nombres propios: Dave, Ewan y Julio


DAVE GRUSIN

Ayer fui a un magnífico concierto de Dave Grusin. Ya lo había visto en el Festival de Música de Cine de Úbeda tocando sus propias piezas, pero ahora formaba parte del (magnífico) Festival de Jazz de Las Palmas de Gran Canaria. El grupo completo, en el que la estrella es el guitarrista Lee Ritenour, es absolutamente brillante. La capacidad de sorpresa es ilimitada y uno se da cuenta de lo tremenda que ha sido la experiencia cuando todo termina y el reloj, siempre realista, me dice que han pasado tres horas. Ha sido corto.

Mención aparte y a título personal, la compañía con la que fui al concierto era inmejorable. Pedro (sin nombre completo, que él tiene curriculum) no sólo es el magnífico productor de Jonás y mejor persona, sino que tiene la cualidad de sorprenderme con detalles tan absolutamente surrealistas como presentarse en el concierto con una gran bolsa de plástico llena de cactus ("es que no me acordaba del concierto y no los iba a tirar") y de sacar de su mochila una botellita de gel para lavarse las manos de cuando en cuando. Me encanta tomar cervezas con personas que parecen salidas de una buena telecomedia.

En otro ámbito de cosas, después del concierto nos metimos en un bar infecto lleno de señores mayores con más de una copa de más -de una copa de más de una copa de más. Todos miraban a la televisión, comentando la jugada y estaban completamente integrados con la programación. Y amigos míos, esa es la verdadera España profunda: no hablaban de deporte sino que comentaban una bronca descomunal de Jorge Javier Vázquez a Aída Nízar. Y esto, todavía lo comprendo menos que el fútbol...

Les grabé con el móvil. Imágenes impagables.

EWAN MCGREGOR

Muy friki. En una entrevista televisiva, el actor muestra su manejo de espada láser. Genial. Y cuando el entrevistador se queda alucinado por su habilidad, Ewan contesta: "es que lo estuve haciendo durante meses".


JULIO VERNE

Una tontería. La configuración de mi móvil me ha dejado una extraña sorpresa. No me he dado cuenta hasta hoy aunque esto pasa cuatro días al año. Al mirar la hora, en el lateral derecho del aparato, he leído de forma clarita: "Julio Viernes".

Y durante unos segundos he sido plenamente feliz. A veces la vida es tan sencilla que los pequeños detalles marcan la diferencia... y las vacaciones están tan cerca... 

Una última cosa:

Es probable que alguien se haya dado cuenta de que la foto de Emiliy Blunt no tiene nada que ver con el post. Muy buena apreciación.

Cuando he releído lo que he escrito hasta ahora, he pensado que tenía que mejorar el texto y me da mucha, mucha pereza. Y con la foto, el post gana considerablemente. En la vida real, Blunt está casada con John Krasinski, genial en The Office. En la vida imaginaria, está casada conmigo (aunque a veces le soy infiel con la Deschanel).

Ah, ¿por qué hay que ver películas malas? Porque a veces descubres frases que valen su peso en oro:

- Tengo una corazonada.
- Cuidado, Coppola también tenía una Corazonada y le fue muy mal...

Y esto, forma parte de Sed de Venganza, protagonizada por The Rock (actor con un nombre muy ajustado a su calidad artística).

4 comentarios:

  1. Pero ¿Qué te has fumado hoy? Por cierto. Que sepas que la Blunt también te es infiel... Conmigo (ya me gustaría).

    ResponderEliminar
  2. No puedes meterme en mi mundo imaginario y quitarme a la Blunt. Tío, crea tu propio mundo...

    ResponderEliminar
  3. Vale, nuestra compatibilidad sigue firme. Tú te quedas con la Blunt y yo con el Krasinski.
    Y la cita de la corazonada es genial XDDDDDDDDDD.

    Ya queda muy poco!!!

    ResponderEliminar
  4. el anonimo tranquilo11:18 p. m., julio 10, 2011

    la blunt estaba estupenda en el diablo vestido de prada.

    ResponderEliminar