17 enero, 2013

Globos de Oro y La Ventana Indiscreta

Soy Pia Zadora y
tengo un Globo de Oro
La verdad es que los Globos de Oro no tienen encanto. Ves a todas las estrellas de Hollywood recién cenados, con la sonrisa del vino puesta y para colmo, no tiene números musicales ni montajes espectaculares. Para más Inri, este año no contaba con Ricky Gervais. Y sin embargo, vi la gala enterita y arrastro el cansancio toda la semana.

Me gusta (y mucho) Tina Fey como presentadora pero el listón estaba demasiado alto. Salvo algunos momentos puntuales y algunos premios sorprendentemente bien dados, la gala fue rutinaria. El problema de estos premios es que siempre arrastrarán la fama de la compra-venta y la de haber dado un premio a Pia Zadora en los 80 gracias a los generosos cheques de su entonces marido.

Y lo peor es que sigue acarreando vicios del pasado como, oh Dios, sacar a Mister y Miss Golden Globe, o sea, escogen dos hijos de famosos para salir al escenario unos segundos y sonreír mientras todo Hollywood les mira y les aplaude. Este año eran la hija de Clint Eastwood y el hijo de Michael J. Fox. Lo dicho, la peor pesadilla para un jovencito (y para el espectador, que se hunde en la butaca con esa vergüenza ajena que tanto duele).

Eso sí, que Ben Affleck ganara el Golden Globe al mejor director y que contra todo pronóstico, Mychael Danna se hiciera con el premio a la banda sonora (por la maravillosa música de La Vida de Pi, a la que estoy muy enganchado estos días) demuestran un pequeño proceso de rejuvenecimiento de los menospreciados premios.

Y Hugh Jackman. Y Anne Hathaway recogiendo el premio y centrando su discurso en lo magnífica que es su contrincante Sally Field y nombrando The Flying Nun. Pues eso, todo lo rutinaria que sea pero me lo pasé como un enano.


Sobre La Ventana Indiscreta

Fotaza
El sábado pasado empecé con el ciclo de clásicos del cine con mi hija de nueve años, que espero que dure, por lo menos, un lustro. Es un buen momento para ver las películas desde los ojos de mi hija y además, tener la posibilidad de comentarlas con alguien que no está viciado. O sea, que lo hago para que ella tenga la oportunidad de ver algo que ya no es común en la televisión pero que aprovecho personalmente para releer parte de la Historia del Cine.

Las películas escogidas son de fácil lectura y entendimiento (o sea, no le voy a poner Todos los hombres del Presidente).

La película la vimos con una pequeña pausa en medio. En ese momento, tuve que contarle a mi hija las diferencias de ritmo con las películas actuales, porque seamos realistas (y ya lo expliqué en un post hace unos años): a ojos de un niño no podemos competir con robots gigantes que vienen del espacio y rompen, literalmente, Nueva York. El cine, como la música, como todo lo relacionado con el arte, es un proceso educativo que se tiene que aprender.

Y La Ventana Indiscreta tarda en arrancar. Desde mi perspectiva es un placer meterme en la vida de todos esos vecinos que ya tenía olvidados (Miss Torso, el compositor, Corazón Solitario...), pero para ella, no estaba pasando nada. O por lo menos, eso es lo que ella creía.

Sin embargo, en la segunda parte, su cara cambió. No está acostumbrada a pasarse una hora conociendo personajes, porque en las películas actuales no existen o son de cartón. Y no sabía que una vez que los conoces, cualquier pequeño acontecimiento que les ocurra te afecta directamente. Y es entonces cuando te das cuenta de que el cine bien realizado esta hecho de otra pasta.

Porque cuando la espectacular Grace Kelly y la maravillosa Thelma Ritter se involucran en la historia del posible asesinato, la película ya tiene completamente agarrado al espectador. Y el crescendo climático es tan absolutamente brutal que mi hija ya estaba nerviosa sobre el sofá, con los ojos como platos. Estoy hablando de Grace Kelly poniéndose la alianza de la mujer de Raymond Burr, del asesino mirando directamente a Stewart (directamente a  cámara, al espectador) y el momento tan hichcockniano de James Stewart esperando que Burr le ataque en su propia casa mientras se oyen las pisadas del rellano.

En definitiva, un pequeño éxito. Irene tardó en entrar pero, tal y como deben ser las cosas, está tardando en salir, porque tras cuatro días, la película sigue colándose en sus conversaciones diarias. O sea, La Ventana Indiscreta no es una película de ver y olvidar, que es a lo que está acostumbrada.

Y después, hizo su pequeña investigación en IMDB y me sorprendió: "¿Sabes que el compositor es un compositor de verdad y es el creador de Alvin y las Ardillas?"

La semana que viene dejo descansar a Hitchcock por un tiempo y nos metemos en Con faldas y a lo loco. Las primeras son fáciles de escoger, pero ya veremos dentro de un año...

11 comentarios:

  1. Con lo de Alvin y las ardillas me he quedado a cuadros...
    Jo! Yo tengo un pecado garrafal con esa película..
    Hace ya bastantes años le puse el final a mi hijo para explicarle no sé qué historia y claro... cuando alguna vez le he dicho de verla me dice "¿esa que me pusiste el final?" Ahora tiene 17...pero leyendo tu entrada me he acordado de cuando (con menos de 9) se subía encima del sofá con su espada láser en el momento en el que a Luke le iban a tirar por la rampa en El retorno del Jedi... jo! Espero que no se pierda la afición. Mi hijo no ve apenas películas... mi hija se tragó todos los musicales de la Metro conmigo...y a veces se los vuelve a poner...pero mi hijo...hace como dos o tres le puse la de Liberty Valance, y no cuajó.
    Acepta cosas como Snatch, El club de la lucha...Bueno, de vez en cuando "cae"... Le he insistido para que veamos la de Encuentros en la tercera fase pero no hay manera.
    En teoría, a medida que pase el tiempo, más facilidad para escoger, ¿no?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy con David, y pienso que con el tiempo será más fácil escoger títulos, porque ahora mismo te comes demasiado el coco pensando qué aceptará y qué no. En unos años no sólo tendrás una ligera idea de por dónde va la cosa, sino que su mente también se habrá abierto un poco. Y haber títulos, hay cientos...

    ResponderEliminar
  3. Hitchcock es mi director favorito desde los once años, en parte gracias a mi padre. En los 80 echaron en la segunda cadena un ciclo de las películas de la etapa inglesa y mi padre nos comentó que Hitchcock era el maestro del suspense. Ese simple comentario bastó para que me entrase curiosidad. Vi casi todas las películas del ciclo sin que mi padre tuviese que darme ningún empujoncito más. Hubo escenas que se me quedaron clavadas: el pintor toma la mano de la protagonista y dibuja la silueta de una mujer desnuda en "La muchacha de Londres", el batería de la orquesta del hotel guiña los ojos en "Inocencia y Juventud", el malo de "39 escalones" le enseña al protagonista el dedo meñique, la protagonista de "Alarma en el expreso" descubre en el cristal del vagón el nombre que había escrito la ancianita...

    Flipé.

    Después vino la serie de televisión: la lágrima de Joseph Cotten paralizado tras un accidente de tráfico, el juicio de "Yo lo vi todo", el hombre atado en el sótano de su casa al lado de la bomba que él mismo ha puesto...

    Ahí ya caí rendido. Hasta me enganché a los libros de "Los tres investigadores"...

    Y en plena adolescencia, el mítico ciclo de la primera cadena. La rehostia. Quizás las que más me impactaron fueron "La ventana indiscreta" y "Los pájaros" pero todas me parecieron interesantes (bueno, reconozco que me dormí con "Pero... ¿quién mató a Harry?", que a mi padre le encantaba).

    Lo siguiente fue leerme "El cine según Hitchchock". Y ya no hubo escapatoria.

    ResponderEliminar
  4. Gon, acabas de contar mi vida. Más o menos, exactamente igual. Recuerdo el golpe brutal que fue ver Los Pájaros... buff... estuve semanas obsesionado.

    ResponderEliminar
  5. elanonimotranquilo11:16 p. m., enero 18, 2013

    la primera vez que vi la ventana debia tener la edad de tu hija. la alquilo en video mi tia que se acaba de comprar un video beta de sony.

    Yo no sabia que era la ventana, ni que era de hitchcock, ni quien era hitchcock... pero esa pelicula se quedo en mi vida. Durante años no sabia que pelicula era aquella de un patio de vecinos donde algo extraño empìeza a pasar... y al cabo de los años en esos ciclos de la primera y la segunda cadena una noche descubri que aquella pelicula era la ventana y que inevitablemente era de hitch el director al que ya empezaba a adorar. Y desde ese momento mirar por mi ventana nunca ha vuelto a ser lo mismo.

    ResponderEliminar
  6. Deliciosa experiencia. Envidio a tu hija porque las está viendo por primera vez con los mismos ojos con que yo las veía cuando en TVE se proyectaba el ciclo de Hitchcock. No dejes de contar.

    ResponderEliminar
  7. Yo haciendo lo mismo con mis hijos siempre empecé por Siete novias para siete hermanos.Irene morirá con el baile del granero. Y la segunda siempre era Con faldas y a lo loco. La tercera La fiera de mi niña Éxito asegurado aunque alguno se quedó ahí y nunca pasó al siguiente nivel.

    ResponderEliminar
  8. Yo todavía muero con el baile del granero!
    Una vez le presté "Brigadoon" a una compañera, para sus hijos de 6-7 años, y al cabo de un tiempo me dijo que había tenido que hacer una nueva copia de la cinta (fue hace unos 10 años), porque la tenían estropeada de ponerla casi a diario.

    ResponderEliminar
  9. Anda y yo que no sé verlo sin bailar como una loca!!!

    ResponderEliminar
  10. Cómo la envidio (sanamente, claro está).

    Un saludo cinéfilo.

    ResponderEliminar
  11. Lo primero la beuuna educación, buen año, ya que no me conectaba desde el 2012.

    Disfruta de estas sesiones con tu hija, y seguro que como todos al final ella recordará algunas con mucho cariño; aunque ahora es más fácil encontrar esas películas que te dejaron un buen recuerdo que no en nuestra época.

    SALUDOS.

    ResponderEliminar