22 febrero, 2010

Las ideas que fluyen y confluyen

La aparición de un falso documental sobre un pionero director de cine australiano me tiene hablando solo, porque durante años, fue la idea que barajé para dar "el gran salto". Por supuesto que, a estas alturas, ya no me planteo nada de hacer cine (aunque sigo guardando ideas que, en el fondo, me da un nosequé contar... porque a lo mejor...)

Cuando estaba en la Facultad de Ciencias de la Información, estuve durante dos o tres años barajando hacer un corto en forma de falso documental. La historia se basaba en un superhéroe español que estuvo en activo durante la Guerra Civil. Entre entrevistas a algunos viejales del lugar y algunas falsas imágenes de la época (desde fotos borrosas hasta algunos segundos de metraje rescatados por alguna misteriosa filmoteca, en donde nuestro héroe hasta volaba un rato), finalmente dábamos con el tipo, todavía vivo, que vivía en una residencia de ancianos.

Con el tiempo, esta idea derivó a otra: un señor se encuentra debajo de la cama, en una casa abandonada, unas películas españolas de nitrato de finales del siglo XIX. O sea, recién inventadito el cine. El tipo, creyendo que son una curiosidad, las lleva a una Filmoteca... y a todos los estudiosos se les quedan los ojos como platos al descubrir que un españolito medio, desconocido, en 1.898 había movido la cámara en una especie de travelling rudimentario.

Esto es, mucho antes del primer travelling de la historia.

Estas ideas siempre me han gustado porque, entre otras cosas, me hubiera permitido trabajar en esas imágenes antiguas (que era lo que realmente me apetecía rodar).

Y ahora Peter Jackson ha producido un documental que, esencialmente, es lo mismo. Aparecen las películas de un director de cine australiano y resulta que es un adelantado a su tiempo, un auténtico pionero digno de estudio. En Australia, aún siendo falso, ha causado bastante repercusión (por los atontaos que piensan en plan "algo de verdad tendrá"). El documental se llama La verdadera historia del cine.

No es la primera vez que me pasa, pero está claro que, como decía un profesor mío, las ideas son sólo ideas hasta que alguien las materializa. He llegado a creer (huyendo absolutamente del concepto romántico) que las ideas realmente están por ahí y sólo hay que cazarlas.

También recuerdo a un cantautor que, después de escribir una canción magnífica, se compró el último disco de Serrat y, esencialmente, oyó su canción. Sin posibilidad de plagio ni de nada. Simplemente, Serrat cazó la idea antes que él.

Y es que nunca sabes de donde salen estas cosas. Pero hay una historia que me encanta. Igual que la famosa frase "la vida es lo que te pasa mientras estás haciendo planes", siempre tengo presente la historia de la pintora GeorgiaKeeffe (y que el mes pasado recordé en el libro de Eleanor Coppola, del que todavía no he hablado):

Con 70 años, Georgia cogió un largo vuelo y se plantó en Japón. Allí le enseñaron templos y jardines, grandes museos y ciudades enteras. Conoció a los mejores artistas que habían sido reconocidos como Tesoros Vivientes Nacionales. Al regresar, todo el mundo esperaba su nueva exposición y comprobar las influencias de ese viaje. Y lo que pintó fue lo que realmente le hizo muy, muy famosa: la serie de nubes inspiradas en lo que había visto por la ventana del avión en su largo vuelo.

Las ideas nunca sabes donde están ni donde se encuentran, pero están ahí, delante de nuestras narices.

13 comentarios:

  1. el anonimo tranquilo11:57 p. m., febrero 22, 2010

    pero eso es de 1995, yo lo vi hace eones en canal plus y parece ser que si que es cierto que en su pase televisivo mucha gente creyo que era cierto todo (algo de lo que hablamos en el post anterior) a peter jackson el anillo unico aun no le habia llamado y se podia permitir cosas como esta.

    en mi caso particular soy una persona sin ideas, se me da muy bien tomar una idea de otro y desarrollarla pero soy incapaz de tener idead propias.

    a lo mejor por eso no soy capaz nunca de abrir un blog y prefiero fagocitar blog de los demas...

    ResponderEliminar
  2. Ooopps. Iba a decir más o menos lo que el Anónimo Tranquilo: Jackson dirigió un filme para televisión de 1995 que se llama "Forgotten Silver" y es un "'mockumentary' con detalles de la prodigiosa vida del perdido cineasta Colin McKenzie", según resume IMDB.

    ¿Se trata de esta película de la que hablas o es otra en el mismo tono que Jackson sólo produjo?

    ResponderEliminar
  3. La inspiración viene cuando menos te lo espera.

    Personalmente me gusta tu primera versión de tu corto.

    ResponderEliminar
  4. El documental es ese, "Forgotten Silver" de mediados de los noventa, y es verdad que en su momento lo pasaron por el Plus. Sólo que ahora lo han editado en DVD. Recuerdo verlo y estaba muy bien, daba el pego de una manera asombrosa, sobre todo la parte de los restos de los decorados en la jungla.

    ResponderEliminar
  5. Sí, es Forgotten Silver. Creo que en el post debería aclarar su "reciente aparición EN DVD".
    El documental todavía no lo he visto. Conozco su historia pero no lo vi. De todas maneras, ya me creí en su momento el de la mujer de Kubrick, que es bastante surrealista, sobre el rodaje en plató de las escenas del alunizaje...

    ResponderEliminar
  6. Dando por supuesto que eso es así, que las ideas preexisten y sólo tienes que cazarlas, queda lo más difícil.

    -Reconocerlas entre cientos de ideas mediocres

    -Habilidad en la caza

    -Valentía de afrontarlas y defenderlas

    -Humildad para reconocer tu poco mérito, puesto que la idea es anterior a ti. (esto se le da fatal a Amenabar y a Almodovar)

    No sé Sergio, para mí para que eso hace falta más valía, que para trabajar y recibir la ayuda de las musas.

    ResponderEliminar
  7. Si no trabajas, no cazas. Lo de ir en el tren y que se te ocurra algo está bien, siempre y cuando, ya te hayas sentado, hayas rumiado, y hayas tirado unos cuantos folios a la basura.
    En publicidad dicen que sólo cuando te has sentado a trabajar durante muchas horas, has puesto las ideas sobre la mesa y le has dado mil vueltas a toda la historia... es entonces cuando te puedes ir a descansar. Entonces tu cabeza le seguirá dando vueltas y darás con la solución en el momento más inesperado.
    Eso es como los actores, nunca van a ser dueños del papel mientras no tengan el texto completamente en la cabeza. Si estás pensando en lo que tienes que decir a continuación, mala cosa. Es una vez que está aprendido y sale de forma natural y espontánea, cuando puedes empezar a construir el papel.

    ResponderEliminar
  8. el anonimo tranquilo12:23 p. m., febrero 23, 2010

    para mi la diferencia entre amenabar y almodovar (a parte del talento que se lo concedo al manchego y no al sosainas) es que cuando uno copia lo admite y el otro no.

    Tacones lejanos es una version ida de la olla de sonata de otoño pero almodovar incluye la cita en su propia pelicula dandole un valor dramatico en una escena crucial.

    Amenabar copia desafio total en abre los ojos, lo hace mal y encima durante años niega desafio total como inspiracion.

    Y estoy de acuerdo en lo del trabajo, nada nace del vacio, el trabajo te lleva a las cosas, hoy dia con el rollo del artisteo se cree que todo viene de una inspiracion divina y no es asi. un artista lo primero que tiene que ser es artesano y el artesano es aquel que conoce bien su oficio.

    ResponderEliminar
  9. Después de leer los diferentes comentarios, en los cuales coincido con todos (eso se llama ser políticamente correcto) hay que definir (al menos desde mi punto de vista) que si tienes una idea no hay problema pero si mejoras una idea existente estamos navegando entre plagio o tener una idea sobre otra.

    Reconozco que hay casos que el plagio es totalmente claro pero hay otros casos que no lo veo tan claro.
    Aclarar que me estoy refiriendome con un concepto general.

    ResponderEliminar
  10. Me ha sorprendido muchísimo este post, Sergio.
    Lo de Peter Jackson ya te lo han comentado, así que no digo nada.
    Yo tenía una idea muy muy parecida a la que expones del señor que se encuentra esas cintas debajo de la cama.
    Siempre me encantó ese aire de película inacabada que tiene ¡Qué viva México! y pensé... si filmas algo, añades cuatro fotos.. y ya está..
    El tema de documentales, libros o lo que sean falsos contando algo verdadero ha rondado siempre por mi cabeza. Tenía hasta la idea para un libro sobre un estudio de animación que no existió (con los bocetos, storys, fotos de la época, etc.) que trató de hacer la competencia a Disney en los años 40 con dos largometrajes que desgraciadamente no pudo estrenar.
    Bueno, que me enrollo... Sorprendido de verdad. Me ha gustado mucho. Sólo he echado en falta que dijeras que la "famosa frase" (una de mis favoritas) es de John Lennon y aparece en Beautiful Boy. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Es que es un formato buenísimo que da mucho juego. Grabar declaraciones de personas reales contando una auténtica milonga me parece maravilloso.
    Incluso me gusta cuando lo hacen al revés. Woody Allen ha utilizado muchas veces el recurso del documental en sus pelis de finales de los 70 y principios de los 80. Eso de grabar a personajes mirando a cámara y contando su versión de los acontecimientos. Por no hablar del principio de Annie Hall, con Allen hablando a cámara y contando la historia de Groucho Marx...

    ResponderEliminar
  12. Saludos:
    Pues efectivamente, las ideas y su autoría es algo muy relativo.
    Me viene un caso a la mente.
    Nunca he llegado a verla completa pero todos conocemos el exitazo Disney de "Toy Story". Por lo que he visto, y leído en un libro sobre estos temas (donde la tildaban de maravilla), el argumento profundiza en temas trascendentes. Basicamente lo referente a que el muñeco preferido,y por tanto líder de los mismos y muy satisfecho de la vida, al llegar la nueva Navidad es sustituido por otro, lo que lo sume en la envidia y actúa innoblemente.
    Irreprochable, puesto que es perfectamente extrapolable a la mentalidad infantil.
    Pero es que de niño ví un corto de animación de Jim Henson (evidentemente con marionetas) que era eso mismo al detalle. La Navidad suponía un nuevo juguete a sustituir al preferido.
    ¿Y quien recuerda hoy ese antecedente? O tal vez todo el mundo. Pero nunca he leído una comparación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola de nuevo:
    Y en cuanto a falsos documentales, recuerda alguien quien era uno que se dedicó a unir restos disecados de animales distintos y hacer fotografías. Recuerdo el cuerpo sin cabeza de un dick-dick (antílope enano) con cabeza y caja toráciza de un mono de tamaño compatible. Y una fotografía haciendo ver que el autor estaba en África junto al ser.
    O el esqueleto de una sirena en un supuesto fósil.
    Pensándolo bien, ya se hacía a los marineros en el siglo XVIII, famoso caso de una sirena vendida a precio de oro y era la mitad de una mona cosida a una cola de pescado. Con lo cual nadie se creyó la llegada del primer ornitorrinco hasta que se le hizo la cecropsia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar