02 marzo, 2010

Que sí, que sí... que a veces la realidad supera a la ficción

El de la foto es el gran cantante Paul Williams. Lo adoro, pero este post no va sobre él... pero, ¿verdad que es majete?

No. El post de hoy tiene una historia realmente brillante. La hemos visto mil veces en las películas. Trata sobre un tipo que trabaja en la policía, aquí en las Islas Canarias (es una historia que he leído en el periódico de hoy). De familia humilde, no se puede permitir el lujo de dedicarse a la música, que es lo que realmente le apetece y, entre multa y multa, se paga sus clases.

Pero todo el mundo sabe que cantando es bueno, muy bueno (hasta aquí podría ser una película de esas malas de tenores en el mundo del cine). Y va consiguiendo papelitos por aquí y por allí, e incluso ganando algún que otro concurso. Y un día lo contratan como sustituto en una función de la ópera Andrea Chenier en el Teatro Real de Madrid.

Y resulta que el tenor protagonista de Andrea Chenier, que es una ópera exquisita y jodidamente complicada, es un cantante que, de repente, se pone enfermo y se queda sin voz. Pero esto no pasa un par de días antes, sino que pasa 20 minutos antes de empezar la función, con el público acomodándose en sus butacas.

- Rápido, Jorge, que tienes que sustituir y haces el protagonista.

A Jorge no le da ni tiempo de ponerse nervioso. La función tiene que salir adelante sea como sea. Como dice él "no tuve tiempo ni de que temblaran las piernas". Y con todos los nervios del mundo, sale a escena y canta.

Cuentan las crónicas en El País, en El Mundo, en el ABC, que a los pocos minutos de salir a escena, la gente ya estaba rendida a sus pies. Cuenta el propio cantante que bien adelantada la ópera, en un respiro de su personaje, le dio tiempo de pensar, por primera vez: "joer, estoy debutando en el Real".

El siempre exigente público del Real (que es duro, muy duro) no estaba agradecido por la magnífica sustitución, simplemente estaban de pie aplaudiendo durante minutos y minutos a la nueva estrella de la lírica: el tenor Jorge de León. Y la otra mitad se susurraba al oído "¿Quién diablos es este tío?"

Al final, tuvo que salir a saludar tropecientas veces y ahora le llueven contratos de todos los teatros del mundo y los periodistas se pelean por una entrevista con él. Y Jorge de León, en media de esta vorágine le comenta al periodista "que realmente no sabe que hacer con su excedencia de la policía" y, amigos, es el propio periodista el que le abre los ojos: "Amigo, creo que va siendo hora de que te olvides de tu vida anterior".

No sé. Es casi como Eva al desnudo. Me ha encantado leer algo así, con tanto terremoto, con tanta crisis, con tanto vendaval que hace que mi enano de jardín parezca un atleta, de vez en cuando vale la pena abrir el periódico.

PD: Sobre la foto: Paul Williams me ha aceptado como amigo en Facebook y hemos intercambiado unas frases. Yo no estaba tan ilusionado desde, por lo menos, que Nuria Fergó me aceptó en su círculo de amistades. Sólo somos 10.000 amiguetes (de la Fergó, de mi amigo Paul Williams sólo somos 300... mi amigo Paul Williams... mi amigo Paul... Paul... Polito. Polito Willie... ¿te puedo llamar así?

Y por aguantar hasta aquí, este regalo (que ya lo puse alguna vez, pero es para los nuevos y las jovencitas preciosas):


8 comentarios:

  1. Sabes que esa foto me da miedito. Si lo agregara al feisbú me crearia un trauma de por vida...

    ResponderEliminar
  2. Una historia muy buena. Pero no como Eva al desnudo, que no hubo "malas artes" por parte de Jorge. Me alegro por él. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Vaya historia bonita. Sólo falta que la soprano rubicunda se enamore perdidamente de él, y canten juntos el final de la Traviata.
    Y lo del enano del jardín me ha arreglado el día. La primera carcajada y mira la hora que es.

    ResponderEliminar
  4. 1.-Genial la historia del nuevo tenor. Cosas así recuerdan al mundo que aun existen los sueños y la posibilidad de hacerlos realidad.
    2.-Me entra la risa floja al imaginar a tu enano de jardín, casi tanto como cuando recuerdo la viñeta de Mortadelo y Filemón del ciclista volando en el peralte.
    3.-Idem con lo de Polito Willie

    ResponderEliminar
  5. el anonimo tranquilo10:12 a. m., marzo 05, 2010

    hay alguien en el mundo de la opera que no haya debutado por que el principal estaba enfermo? Por que mira que hay historias de estas en el mundo del bel canto. Yo creo que los tenores y sopranos tendrian que exigir frenadol en todos sus camerinos...

    Cuando admiras a alguien es raro eso de tener un contacto mas directo, siempre tienes miedo a que te decepcione. Algunas veces que he visto a gente a la que admiraba al final no me he atrevido a acercarme por miedo a que hagan algo que rompa la idea que tengo de ellos.

    Me paso una vez con imperio argentina que estaba sentada en una cafeteria en malaga y me dieron ganas de acercarme a darle las gracias, pero como tenia fama de antipatica no lo hice y al mes murio.

    ResponderEliminar
  6. ¿Y no había fantasma de por medio que fuera el causante de la súbita enfermedad del tenor? Parece talmente salido de la historia del Fantasma de la Opera, sustituyendo, eso sí, Madrid por Paris, y al Jorge por Christine Daaé... Por lo demás, no le falta detalle.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Paul Williams está vivo! ¡Por qué Hollywood no lo convoca más! ¡Hizo las mejores músicas para lo Muppets (Teleñecos)! ¡Y "Phantom at the Paradise"! Y fue el villano de "Cheap Detective", si mal no recuerdo. El mundo es injusto...

    ResponderEliminar
  8. Está vivo, está vivo. Paul Williams es el mejor... ¿Cómo no enamorarse de la música de The phantom of the paradise?

    ResponderEliminar