01 junio, 2010

Andrew Lloyd Webber y el reciclaje (2 de 3)

En mi modesta opinión y lejos de ser provocativo, creo que Lloyd Webber se ha endiosado (entre otras cosas, por culpa de gente como yo).

Lo explico: hasta hace muy pocos años, Webber se rodeaba de números uno del mundo del musical. El trabajo en colaboración con el letrista Tim Rice, las producciones del riguroso Cameron Mackintosh, la dirección de Hal Prince o Trevor Nunn... pero últimamente, Webber se asocia con tipos que, aunque algunos sean realmente buenos, son incapaces de levantarle la voz al compositor (hombre, eso no lo sé a ciencia cierta, pero tiene toda la pinta por la falta de acabado final).

Hal Prince, director de los mejores musicales de la historia y, a la postre, director de El fantasma de la ópera, ha dicho en alguna ocasión que los musicales ingleses son peores que los americanos porque los directores de la función son demasiado educados. Y de esto sabe mucho Prince, que cortó gran parte del Fantasma y fue él el que le dijo a Webber que no podía ser que el Fantasma sólo apareciera unos breves minutos en el primer acto del musical. Según Prince hay que saber decir NO de forma tajante, sea quien sea el que esté delante. Y rápido porque nunca hay tiempo.

-Andrew, el fantasma necesita una canción justo después de llevarse a Christine.

Y Andrew se sacó de la manga The music of the night.

Pero desde que Webber cree que, sólo con su música, el musical ya tiene la fuerza necesaria, ha sacado al mercado Whistle down the wind, The Beautiful game, The woman in white y Love Never Dies. Muchas de estas piezas me apasionan, pero reconozco que están lejos de Evita, Sunset o el mismo Fantasma.

A su favor (y yo siempre estoy a favor de Webber) diré que su concepto de musical es muy atrevido (y por tanto, muy criticado): da igual si la música ya la ha utilizado con anterioridad: cada pieza tiene su momento y su ubicación perfecta. Si la compuso hace años y la publicó en algún disco, le da exactamente igual si cree que queda a la medida de una obra. Las piezas se mueven hasta que encuentran su sitio.

Lloyd Webber ha manifestado que las melodías son finitas y que cada día le cuesta más dar con una que sea buena. Y aunque me sepa mal decirlo, él es el primero en confesar que Aspects of love lo ha hecho con retales de diferentes piezas que tenía compuestas hace años. Concretamente, el tema Chanson D'enfance lo compuso cuando era un niño (y yo adoro Aspects, uno de mis musicales favoritos):



El tema del reciclaje musical es curioso y la búsqueda de melodías que haya reutilizado en varias ocasiones ha sido mi pasatiempo favorito durante meses en Internet. Y hay bastantes. Bastantes.

Pero me quedo con dos o tres historias: Trevor Nunn, que dirigió Cats, creía que, aunque la historia fueran poemas inconexos, podían darle cierta continuidad con la historia de Grizabella. Y por tanto, el personaje necesitaba una canción. Esto hay que comprenderlo en su contexto: ya están ensayando y las fechas de estreno están pactadas. Como siempre con el cine y con el teatro, hay que buscar debajo del sombrero. Y como conté en el post anterior, Webber tiene Memory guardada en algún sitio. Es una pieza compuesta para la bajada de Norma Desmond por las escaleras, al final de Sunset Boulevard (que es un musical que desea poner en marcha en el futuro... y lo hizo 15 años más tarde).

Pero Webber se la enseña a Trevor Nunn y no se habla más del asunto: la pieza se queda en Cats (de hecho, Nunn fue el que le puso la letra que todos conocemos en un par de noches y eso le ha hecho millonario de por vida en forma de royalties). Y por cierto, para Sunset se reserva un pequeño remedo de Memory (pero que no suena en la bajada de las escaleras, sino cuando el guionista llega a la casa de Norma. En la bajada de las escaleras utilizó un reprise de With One Look).

En otro momento de su vida, es Hal Prince el que le dice que, aunque se pierda el ritmo del musical, es importante que Evita salga al balcón y cante algo pegadizo, algo que sea un poco el hilo conductor del musical. Y Webber, ni corto ni perezoso, le sugiere una pieza que había compuesto doce años antes, cuando Rice y Webber hacían canciones pop. Al fin y al cabo, era la cara B de un single y ni Dios la conocía, pero tenía un trozo muy bueno que podían volver a utilizar (de hecho, suenan dos acordes de Don´t Cry, el resto lo utilizó para otra pieza del mismo musical):



Por último, para terminar por donde empezamos ( y me salto canciones recicladas de Joseph, de Jesucristo, de By Jeeves, de Starlight, de Sunset y por supuesto, de la polémica Love Never Dies...), cuando Hal Prince le dice que a Webber que el fantasma sale menos de 30 minutos en el musical y deciden ampliar su parte, es Sarah Brighman la que le dice que el fantasma podría cantar Married Man, una pieza que ha compuesto Webber para Sarah (eso sí, cambiándole la letra):



¿Y con todo este reciclaje que queda? Pues quedan musicales maravillosos. Sin esto no tendríamos ni Jesucristo Supertar (que coge de Joseph), ni el Fantasma, ni Evita, ni Aspects ni Sunset... y por supuesto, tampoco tendríamos la canción principal de Love Never Dies.

Adoro el reciclaje musical de Webber. Bueno, adoro a Webber. Aunque sea un poco mercenario.

11 comentarios:

  1. Que hay Sergio.
    Me está pareciendo interesante lo que estás comentando de Webber, pues apenas se dos o tres cosas de el y su carrera.

    Creo que el tema del recilado musical es una opción a tener en cuenta siempre porque para eso vas guardando ideas en el cajón que un día abres de repente y te das cuenta que dos o tres ideas pequeñas haen una grande y sobre todo, genial.

    Lo que ocurre, en mi humilde opinión es que hay que saber como "publicitar" que esa composición está hecha con trocitos porque puede dar la imagen de una pieza remendada por todos lados o que no se le de importandia a tal "técnica" siempre y cuando esté bien trabajada y sea homogénea.

    De hecho tengo algun temilla partiendo de dos o tres ideas e incluso unos acordes o unas notas de uno me sirven para crear otro que no tiene más que ver que esas notas.
    Creo que es una "técnica" tan válida como cualquiera porque las ideas y los bocetos para eso están y si lo hago yo que soy un mindundi porqué no lo va a hacer un monstruo como Webber.

    Espero con ganas la tercera parte!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la voz de Sarah, y esa cancion -la del fntasma- es una de mis favoritas del musical. Quiero volver a Broadway ya!!

    ResponderEliminar
  3. el anonimo tranquilo3:53 p. m., junio 02, 2010

    Webber siempre ha optado por un concepto POP del musical. Canciones que entran y salen sin tener un nexo comun mas que el de servir a la historia. Por eso puede hacer ese reciclaje y esto lo meto esto lo corto esto lo quito esto lo pongo.

    Ese concepto de musical pop le ha dado grandes frutos y revoluciono el concepto de obra musical, eso nadie se lo va a negar. El problema de ese concepto es que busca el momento, el efecto, mas que la globalidad. Y al menos a mi siempre me pasa con el, que adoro momentos de casi todos sus musicales, pero raramente adoro uno de sus musicales de principio a fin.

    En general de todas sus obras me sobran siempre los momentos rockeros que siempre me parecen fuera de lugar (hasta the phamtom of the opera me parece un poco fuera de lugar y en love never dies tiene tambien una cosa en plan rockera que no me gusta nada)

    En contraposicion al concepto pop del musical esta el mas clasico del que sondheim es el representante final y el rival directo de webber, si no en popularidad, si en prestigio.

    El concepto de sondheim es el de el musical como un todo del que no puedes sacar una parte. Sweeney, Into the woods, passion, a little night music, sunday in the park... todo ellos tienen grandes momentos y grandes melodias pero la forma en la que se entrelazan, las letras, el modo en que estan metidas hacen que solo tengas su verdadera dimension si ves la obra entera.

    El mayor hit se sondheim, send in the clowns tiene una letra tan enlazada con la trama, que se dice en un momento tan preciso que sacada de su contexto es practicamente indescifrable.

    Unexpected song, love changes everything, memory, all i ask of you, incluso i don't know how to love him son grandes canciones pero las puedes meter en el fantasma o en una gala de jose luis moreno, por que no estan ligadas a la obra a la que pertenecen, son hits. Pero todo el mundo sabe que una coleccion de hits no hace bueno a un disco, lo hacen vendedor.

    A pesar de todo esto webber es imprescindible para el musical moderno y no siempre se le reconoce.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre, grande tu aportación. Tienes toda la razón y aún así, yo creo que Sunset es su mejor musical porque es el que tiene mayor unidad.

    Y aunque Sondheim y Webber pueden ser los eternos rivales, creo que Sondheim juega en una liga diferente. Es Dios.

    ResponderEliminar
  5. El anonimo tranquilo6:01 p. m., junio 02, 2010

    Sondheim tiene liga propia, eso no lo duda nadie... Espero.

    ResponderEliminar
  6. el anonimo tranquilo6:38 p. m., junio 05, 2010

    por cierto no se si me equivoco o no pero por que no hay ni una sola grabacion del fantasma en teatro? hay miles de versiones en disco pero no he localizado ninguna edicion del fantasma en dvd con la obra original y ya que la peli es bastante floja creo que los dvdeses se venderian como roscas.

    ResponderEliminar
  7. La verdad que es la primera vez que ingreso un comentario en un blog, pero Webber saca lo mejor y lo peor de mi.
    Todavía no he escuchado Love Never dies (no me atrevo) no por mi frikismo (que es mucho) ni mi devoción por la primera parte que aunque adoro no me llevarán a la muerte extasiada. Lo que realmente me impide verla es el miedo a Webber. Al Webber que hace y deshace, consiguiendo, sin ánimo de ofender, que le salgan los niños (entiéndase musicales) rancios. Por supuesto el tio es un genio y en cualquier musical podemos encontrar momentos perfectos, me encanta por ejemplo (espero no ser el único del mundo) la orquestación en The woman in White del reencuentro de las hermanas en el sanatorio .
    Sus últimos musicales tienen un tufo de vieja reinona bañada en naftalina. Un ejemplo de su egemonia sobre sus nuevos proyectos es, por ejemplo en JCS, en DVD que con tanta camiseta arrapada, tanto tio suelto y ese Pilatos dominatrix te hacen recapacitar, mientra ves el DVD con cara de flipe, sobre la auténtica relación de los apóstoles bajo los olivos y no en los hechos que pretenden contar. Me imagino que en vestuario no dirían nada, ni los actores etc. Claro están trabajando con el gran Webber, a ver quien tiene narices a replicarle. Lo mismo pasa con el Fantasma la película. La continua cara de lela de la Christine de turno, en un intento de darle sensualidad al personaje (estoy seguro que esa cara se la hacia poner el autor). El estilismo, cuanto menos extraño (ese camisón de burdel con raja hasta la yugular, que hace que Christine sea como aquella Angel que era toda modosita de día y de noche se transformaba) Si a esto, le sumamos esas estatuas del teatro de la ópera al estilo de un cine X de los 80, la triste voz del fantasma... con la buenos actores-cantantes en paro que hay, En fin, que contra más lo pienso mas me cuesta convencerme de ni tan siquiera escuchar Love Never Dies. ¿Y si me gusta?
    Por cierto, ¿no has hecho ningún post de El fantasma, la película? Tenía curiosidad por saber tu opinión pero entiendo tu silencio, yo no sabría como empezar, porque para mí lo mejor de la peli es que supera a, no se me ocurre ningún adjetivo, así que lo diré a secas, al videoclib de The phantom of the opera y All I ask of you. Ahora que lo pienso me da la sensación que su obras actuales tiran hacia lo que hacia en esos videos. DIOSSSS AYY QUE DETENERLO!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Que sí, que sí!! ¡Que buen comentario! Que sí escribí sobre la peli, y lo que es mejor, también escribí sobre esos dos videoclips...
    A ver si lo localizo, porque hasta yo me pierdo en mi blog.

    ResponderEliminar
  9. el anonimo tranquilo3:58 p. m., junio 08, 2010

    Dios Santo este anonimo es casi peor que yo!!!

    ResponderEliminar
  10. Lo dices por la hegemonia huérfana de h?, ¿o por la gran manera de distribuir las comas que usé en el comentario? tengo que leer las cosas estas antes de hacer nada. Por cierto mi mujer me ha liberado de mi dilema y ayer mismo a la noche me regaló Love Never dies, Next to Normal (este por culpa de este blog)y Spring awakening. Así que si me atrevo y sobrevivo a la audición (y a las clases de ortografia claro)espero poder apoyar o no vuestros comentarios anteriores.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar