15 febrero, 2011

En Hair no se fuma...


Recuerdo escribir en este blog, a modo de defensa, que yo sólo hablaba de cosas que me gustaban. Los tiempos han cambiado, como yo y, cada vez más, hablo de cosas que no me gustan. A modo de queja. A modo de viejo cascarrabias.

Parece que, si suelto las cosas que me indignan, me quedo un poquito más tranquilo. ¿Y saben que es lo que me indigna? Leire Pajín. Porque si alguna vez hemos tenido un tonto entre nuestros dirigentes, ella es la muestra más clara y evidente.

Es triste que el párrafo anterior lo haya escrito yo, socialista de toda la vida y fumador con ínfulas de ex-fumador. ¿Me parece mal dejar de fumar en bares y restaurantes? No (me lo hace más difícil, pero comprendo que la gente no tiene que aguantar mis pecados).
Lo que me molesta de verdad es que cada vez que Pajín abre la boca suelta una tontería de tamaño dantesta.

Ahora, resulta que los actores que representan
Hair no pueden fumar sobre el escenario. De golpe y porrazo, nos cargamos a los hippies de finales de los 60 y principios de los 70. Ahora quedarán representados por una hermosa peluca y ropas de colores, pero no fumarán. Serán políticamente correctos. Serán hippies de los 70 con hábitos del nuevo siglo.

Y Pajín, en su discurso tranquilizador, dice eso de "igual que en el teatro y en el cine se simulan los asesinatos, también hay formas de simular que fuman". Claro. Vamos a poner a estos actores, supuestos hippies de los 70, un cigarrito electrónico, de esos que venden en las farmacias. De hecho, le recomiendo a la Pajín que los compren con olores diversos porque así, además, la experiencia teatral será más enriquecedora.


A lo mejor soy el único que se da cuenta, pero de aquí a prohibir las películas en las que la gente fuma, sólo existe un minúsculo paso. En realidad, con el cine actual casi no hay problemas, pero si queremos ver alguna de Bogart, de Edward G. Robinson, de Bette Davis... entonces, amigos míos, estamos jodidos... porque esas películas estarán vetadas por gente del talante de la Pajín. Esa que ponía caras raras cuando Alex de la Iglesia estaba sobre el escenario de los Goya.

¿Y saben qué? Que no puedo olvidar que la primera vez que vi a la Pajín como Ministra de Sanidad tenía una pulsera Power Balance en su muñeca (arriba, en la foto).


Soy socialista, pero no tonto. Soy socialista de cuando los socialistas eran normales. Ahora veo esos vídeos de la persona que se encarga de negociar nuestras pensiones (de verdad, no puede ser cierto) y veo las formas de la Pajín y de la Sinde... y lo único que deseo es irme a dormir y despertar en una sociedad diferente.

11 comentarios:

  1. el anonimo tranquilo10:58 p. m., febrero 15, 2011

    ni los americanos son tan tontos.

    Que tiemble sara montiel... ya nunca podra cantar aquello de fumando espero...

    Prohibiran el ultimo cuple en cine de barrio por apologia del tabaco?

    censuraran carmen la de triana por que la taberna donde canta la grandisima imperio argentina los piconeros estaba llena de humo?

    sabra la señora pajin de que va hair?

    retiraran del prado todos los cuadros donde la gente fume?

    el futuro da miedo. gracias a dios no estare para verlo.

    ResponderEliminar
  2. por eso, cuando veo a David Duchovny fumarse unos cigarracos y unos porros de la hostia en "Californication", no puedo por menos que admirarme de un pais (usa) que exporta sus normas (porque eso es lo que han hecho con el tabaco) pero que sabe también como romperlas. Nosotros solo somos la voz de su amo, sin análisis.
    Lo de Hair me parece una talibanez de la ministra esta que nos han puesto.

    ResponderEliminar
  3. Eres un genio y te quiero mucho.
    Dicho lo más importante, te diré que te escribo desde el país del disparate. No podíamos entrar en la habitación 108 porque la llave no entraba pero pronto nos dimos cuenta de que había dos 108 consecutivas entre la 107 y la 109.
    Hay un edificio de seis plantas que no han podido inaugurar porque se les olvidó poner escaleras. Las están construyendo en un cajón anexo.
    Un edificio de una constructora china tiene tres habitaciones y un único baño dentro de la habitación principal.
    Pero como no tienen a nuestra Leire viven más tranquilos.

    ResponderEliminar
  4. el anonimo tranquilo6:32 p. m., febrero 17, 2011

    http://www.youtube.com/watch?v=SNnUITJ4V0o&feature=related

    ResponderEliminar
  5. La estupidez no tiene limites

    ResponderEliminar
  6. Hair estuvo prohibida durante años por la censura franquista. Ahora vuelve otra vez la censura disfrazada de salud. Por cierto la denuncia ¿Fue anonima? ¿Fue delacion? Metodo propio de las dictaduras. A nuestros politicos les gusta prohibir, les gusta la represion. Volvemos a la dictadura.

    ResponderEliminar
  7. ¿Que tiene Hair? Primero la censura franquista y ahora la censura del PSOE

    ResponderEliminar
  8. El problema no es exactamente como lo planteas Sergio. Todas las películas grabadas antes de la ley no tienen problemas y pueden ser exhibidas. La ley no va dirigida a censurar el tabaco públicamente sino a acotar su uso en espacios cerrados o de trabajo.

    El problema real es que ya no se puede fumar en los lugares de trabajo por lo que es imposible que en adelante veamos a un actor fumando en una peli nueva. Es lo que pasa con cualquier obra de teatro ahora, es lugar de trabajo.

    Como fumador que viene de Irlanda, solo puedo aplaudir la ley. Cuando los españoles asuman la ley se dejarán de chorradas. Allí todos lo respetan. He conocido gente muy interesante al salir a fumar, y eso que allí afuera hace un frío de cojones!

    PD: Es cierto que ahora los locales huelen a peo continuamente, el tabaco enmascaraba esos "otros" olores...

    ResponderEliminar
  9. No digo que se prohibe a Bogart, digo que si seguimos así, "se prohibirá a Bogart".
    Javi, puedes decir lo que quieras, pero en Hair se fuma. Si se representa la obra, se fuma. Es así. Es que no acabo de comprender, no son chorradas. En una obra de teatro, que es ficción, se permite el asesinato, la violación, la pederastía, el holocausto, la guerra nuclear... TODO LO QUE QUIERAS... eso sí, que nadie salga fumando.
    Y no sé cómo es la ley en Irlanda, pero en sus películas SI FUMAN, que me acabo de dar una vuelta por Google y Youtube.

    ResponderEliminar
  10. Por otra parte, ¿cómo vas a contar la historia de una trinchera sin personajes que fumen? ¿Cómo vas a contar la España de los 60 sin personajes que fumen? Amigo mío, que no se fume en los locales está bien, pero que no se represente algo tan ligado a la historia como el cigarro es absurdo y ridículo.
    Y te recuerdo que el asesinato también está prohibido pero se mata todos los días sobre el escenario.
    Y ahora que en Hollywood se mueve un biopic de Bogart, ¿qué hacemos? Sesgamos sus cajetillas diarias... ¿Y el de los Hermanos Marx? Groucho deja de fumar... Perdona, pero no tienes razón.
    Prohibir fumar, sí. Sesgar las obras, no. Eso tiene otro nombre.

    ResponderEliminar
  11. Joer, yo tampoco me pongo a follar en mi oficina, pero no voy a prohibir que la gente salga follando en las pelis porno.

    ResponderEliminar