13 febrero, 2007

Único Testigo (Witness)

Estaba buscando, como siempre, imágenes cinematográficas que aprovecharan al máximo al compositor de cine. Pero no a nivel de ayudar al relato a ir hacía adelante, sino simplemente, secuencias que sean un claro lucimiento para el compositor. Me imagino algo del tipo: "Olvídate por un momento de contar la historia, quiero algo con energía para el montaje del entrenamiento de Rocky". O sea, un caramelo para el lucimiento del compositor.

No hablaré de nada de eso porque buscando las imágenes perfectas, me he encontrado con la magnífica secuencia de la construcción del granero de Único Testigo (Witness, 1985). La música de Maurice Jarre es de lo mejorcito de los años 80 (no sólo en esta secuencia, sino en toda la película). Y siendo claramente un momento de respiro entre los acontecimientos anteriores y posteriores del personaje, en realidad, nos está contando un montón de cosas. Para empezar, el personaje interpretado por Alexander Godunov (tristemente desaparecido) hace un pequeño acercamiento a Harrison Ford, que por otra parte, puede olvidar sus problemas durante un día. En esta secuencia también aparecen los cruces de miradas entre Kelly McGillis (¡que error de casting en Top Gun!) y Harrison Ford...

No voy a disertar sobre la secuencia. En realidad, creo que vale la pena verla porque como todas las cosas buenas, cada visionado presenta cositas interesantes. Hoy he descubierto que esa pieza orquestal que me encantaba de pequeño y que creía que era la única parte no electrónica de la banda sonora, también es puro sintetizador.

Pero lo que es más importante, Alexander Godunov, Harrison Ford y toda la comunidad Amish está construyendo un granero para... Viggo Mortensen. Por eso no puedo dejar de pensar lo dura que es la vida del cine. El gran Viggo ahora es un actor de primera fila... pero ¿que pasó entre Único testigo (1.985) y El señor de los anillos (2.001)? En IMDB dice que hizo un montón de películas, pero... ¡amigo mío! Vaya películas.

Sólo por el esfuerzo y la constancia este tipo se merece algo más que Alatriste (y un premio Planeta por su blog sobre Pedro Almodóvar...).



PD: A mi lado más violento le encanta esta secuencia. El "atontao" de la gorra no se ha dado cuenta de que Harrison Ford no es un auténtico Amish, sino un policía escondido... Siempre quise ser como Harrison en esta secuencia, pero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada