14 octubre, 2011

El cambio de Pitufina y la Teoría de los Ewoks


Con tanto niño por casa recordándome la existencia de Los Pitufos, no puedo parar de pensar en la Pitufina. Y de repente, me ha vuelto a la cabeza algo que siempre he pensado. Es una teoría mediocre, como todo lo que sale de mi cabeza, pero creo que tiene algo de cierto.

La Pitufina fue creada por Gargamel con fines comestibles. Se trataba de utilizar su creación para sembrar el caos y localizar la Aldea Pitufa. Como plan, la verdad, está bastante curradito. Pero como las dotes del moldeado de pitufos no se le daba demasiado bien al diabólico Gargamel, le salió la Pitufina de la izquierda, morenita, pelo corto y zapato plano.

Con ciertas dotes para preguntarse sobre su existencia, esta Pitufina entrañable estaba triste porque era fea. Su creador la había dotado de corazón, de rabito (el trasero) y de un traje sencillito. Si nos saltamos un poco la historia, todo termina con el Gran Pitufo (que siempre me recordó un poco a Chanquete pero sin acordeón) rediseñando a la Pitufina con los cánones de belleza pitufales.

No hay que ser el más listo del barrio para analizar estos cambios: en primer lugar, lo que más llama la atención es su poderosa melena rubia. Pero el Gran Pitufo, que es un auténtico crack, ha hecho otros cambios más sutiles. Ha dejado durante un rato sus experimentos científicos y se ha sentado delante de una máquina de coser y ha bordado el traje. Después le ha quitado un poco de almidón al sombrero para que sea ligeramente más flexible. Por último, mientras acortaba la nariz para dejársela un poquito más a lo Paloma San Basilio, se fue al campo y cortó dos trocitos de madera para dotar a la Pitufina de zapaticos de tacón.

Y esos son, solamente, los cambios a primera vista. No quiero ni pensar en su "mecánica interna". 

Mi teoría es la siguiente: el Gran Pitufo, lo que ha hecho es cambiar una hermosa dama por un putón verbenero. Está claro que la Pitufina morena es infinitamente más guapa, más mona, más modosita. Ya se sabe, a los hombres nos gustan las mujeres sin maquillaje (siempre y cuando no tengan demasiados granos). La segunda es superficial, no se plantea su existencia, es feliz ligando y sabiéndose guapa. Y como en el dibujo, se toca su melena constantemente.

El Gran Pitufo, en su afán por crear una Pitufina guapa, además de tacones y larga melena rubia, le ha hecho a nuestra protagonista una evidente operación de reducción de cerebro.

Lo curioso es que, de pequeño, cuando leí esta obra maestra de la literatura, pensé que Gargamel era el malo, cuando cada vez se hace más evidente que los problemas los causa el Gran Pitufo, cambiando la sensibilidad por el narcisismo personificado.

No desarrollo más el tema porque, dada su importancia, prefiero que se queden pensando en las infinitas posibilidades de esta teoría que mezcla conspiración, intriga y celos en la Aldea Pitufa.

La segunda teoría, afortunadamente, no es mía. Es de Barney, el protagonista de Como conocí a vuestra madre, y la plantea en el episodio 5 de la Séptima Temporada.

Para Barney esta teoría es un instrumento básico para conocer la edad de una mujer, pero yo creo que es aplicable a otros campos. Se trata de la línea divisoria generacional que se establece entre las personas nacidas antes y después de mayo del 73.

Se trata de Ewoks. Si te gustaron los Ewoks y no hablas mal de ellos, significa que, cuando viste la película, todavía estabas en edad de adorarlos. Eras un niño al que le hacían gracia y posiblemente te recordaban al muñeco de peluche que estaba sobre tu cama mientras estabas en el cine. O sea, has nacido después de mayo del 73.

Los nacidos antes de esa fecha, educados con las dos primeras películas de la saga y algo más mayores, pensaron que los Ewoks eran cutres y sobraban en el universo galáctico. 

Barney pregunta sobre los Ewoks a sus futuras conquistas y si ellas adoran a estos peluches repugnantes (yo soy de antes del 73), son claramente perfectas para él. Y por supuesto, si odian a los Ewoks, como mínimo tienen 37 años... demasiado mayores.

Esta teoría tiene sus lagunas, como las personas que no han visto Star Wars en cines... pero a Barney ni siquiera se le ocurre pensar que exista alguien en este planeta que tenga una edad políticamente correcta que no haya visto la saga en cines.

5 comentarios:

  1. el anonimo tranquilo11:41 p. m., octubre 14, 2011

    claramente los pitufos se adelantaron a la piel que habito.

    lo de los ewoks es cierto, todos tenemos nuestros propios trucos para saber si alguien podra ser compatible con nosotros.

    Pero no sere yo el que revele mi pregunta totemica.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la teoría de los Ewoks. En mi caso funciona (posterior a 1973...).

    Lo de la Pitufina me hace pensar en cómo desde pequeñas a las niñas se les deja bien claro que su mayor aportación al mundo sería que fuesen guapas. Y las niñas se dan cuenta enseguida de que la atención que reciben depende en buena medida de lo guapas que sean, por eso hay esa competencia entre ellas ("se cree muy guapa...").

    Y la cosa no está cambiando, me temo. Por muy aguerridas que se quiera hacer ahora a las protas de Disney, su cualidad más evidente siempre es la belleza.

    Los niños seguimos teniendo lo nuestro también (por ejemplo, tenemos que ganarnos el ser hombres, como si la masculinidad no viniese dada por nacimiento) pero está claro que un hombre muy feo siempre puede llegar más lejos que una mujer muy fea (¿cuántas presentadoras hay con un cutis como el de Jordi González? Y lo de la Milá son arrugas, que es distinto...).

    ResponderEliminar
  3. Estas para allá, Sergio. La pregunta clave, es si sabes la relación entre una cinta de casette y un bolígrafo bic. Si conoces la relación natural entre esos dos objetos es que eres talludito.

    ResponderEliminar
  4. ¡Siempre he pensado eso sobre la Pitufina! Me mosqueaba bastante el hecho de que para ser aceptada como una persona de bien fuera necesario que tuviera el pelo largo y rubio. Y me jodía especialmente porque siempre he tenido el pelo moreno (sin intenciones de ser rubia jamás), tirando a corto y con mi nariz muy lejos de ser la de Paloma San Basilio.
    Respecto a Disney, creo que la prota que diseñaron como más normal fue Ariel, la sirenita. No es que fuera fea, pero era más simpática que despampanante.

    Y en cuanto a los Ewoks, yo soy posterior al 73, pero no los vi en cine, así que tengo una postura digamos que pasota respecto a ellos.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, yo soy del 75... y me encantan los Ewoks. Bueno, con reservas, en su momento me parecían adorables y ahora ya, en exceso, me empalagan. Les meto caña y eso, pero en el fondo creo que me siguen gustando.

    Tengo un amiguete de mi quinta, sin embargo, que ni siquiera sabe quién es Chewbacca. Y eso que también es informático, y hasta trabaja en el CERN :D

    ResponderEliminar