04 mayo, 2009

Las Ruinas y Cortina Rasgada

Este largo fin de semana he visto mil películas. Algunas malas, malas, como Ultimátum a la tierra en versión ecológica, algunas mediocres pero entretenidas, como Rastro Oculto, con una magnífica Diane Lane y un magnífico Colin Hanks (este tipo, hijo de Tom, es un actorazo tremendo) o Wolverine, que no es tan mala como dicen pero está lejos de ser una buena peli (y tiene ese planazo del helicóptero y unos títulos de crédito magistrales).

Me guardo mi comentario para dos películas: Las Ruinas y Cortina Rasgada. Las Ruinas, que ni siquiera sé si se estrenó en cine o ha pasado directamente a DVD, me llamó la atención cuando apareció su nombre entre las 10 mejores películas que Stephen King apunta cada año. Por culpa de esa lista y mi curiosidad, me he tragado cosas espantosas. Pero hace poco volvió a surgir este nombre en la lista de correo en la que estoy apuntado y había gente que la defendía y que recomendaba su visionado.

Las Ruinas es una película pequeñita, con efectos especiales flojitos y una ausencia de decorados que llama la atención. Es corta y está producida por Ben Stiller (el libro y el guión son de un buen amigo suyo). Y es de terror. Y muy gore. En realidad, con todos sus defectos, que los tiene y son gordos, es una película simpática. Posiblemente, porque estoy un poco harto de la corrección cinematográfica de los últimos meses. Veo planos muy gores que rozan lo absurdo y me gusta que existan películas que cuesten tan poco dinero que da igual la calificación moral que le (im)pongan.

La historia es la de siempre: estudiantes americanos en país exótico visitan unas ruinas. Y uno a uno, van muriendo. Pero... hay más. Las Ruinas tiene dos o tres conceptos interesantes: la forma en la que las plantas atraen la atención de los humanos, la barrera de personas que no dejan salir a los chicos de las ruinas... momentos que hacen que este producto pequeñito tenga más valor que la misma Wolverine.

Y la sinopsis es tan absurda (las plantas atacan a los hombres) que se ha ganado un rinconcito en mi corazón.
Los que no quieran ver sangre en pantalla, que no la vean, porque tiene momentos que ríete tú de Re-Animator:


Pero estos días he visto demasiadas películas mediocres como para no apuntar que, siendo fiel a una antigua tradición, no se pueden ver demasiadas películas sin poner un Hitchcock en medio. Y esta vez le tocó el turno a Cortina Rasgada, película que la crítica desprecia sin piedad y que yo adoro profundamente. De hecho, cuenta la leyenda que cuando Julie Andrews vio la película, le pidió a sus amigos que no fueran al cine.

Pero la adoro. Y eso que contiene las peores transparencias de la historia en el momento de la persecución del autobús (aunque, sinceramente, las peores transparencias están al principio de Memorias de África, con ese Klaus María Brandauer con un fondo imposible y con esa panorámica sobre una ventana en la que el fondo permanece estable).

No creo que Paul Newman ni Julie Andrews, ni creo que el guión sea flojo. Lo que creo es que Hitchcock enlaza secuencias con magistral poder visual. Sin que el espectador sea consciente, comienza siendo una película de ella, con su punto de vista, sospechando de su pareja. De repente, pasa a ser una película de él, con su misterio... para, el tercio final, ser una película de ambos.

Y Hitchcock junta el asesinato antológico, la persecución del autobús, la fórmula en la pizarra, el fuego en el teatro, el drama de la polaca, los baúles en el barco y sobre todo, esos planazos con pausa de la bailarina dando vueltas sobre el escenario (¿hay alguna idea mejor que una bailarina en pleno escenario dándose cuenta de que los dos fugitivos están viendo el espectáculo?).


Viendo el reportaje del DVD (las películas de Hitchcock tienen unas ediciones magníficas. Y ahora, con carátulas metálicas), cuentan que para que Paul Newman aceptara el papel puso unas condiciones. Para ello, muestran una carta (¡pero diablos!, ¿nadie publica esta información? Me moriría por leer los memorandum de los actores a los directores) que, con la debida pausa y el zoom del DVD pude leer con calma:


Carta de Paul Newman a Hitchcock:


"Estimado Hitch:


Perdona mi retraso. No pude escribirte el viernes, y lo hago hoy lunes, porque los seis niños me han tenido en un campeonato de saltos de trampolín en la piscina. Un día de estos, voy a escribir un libro sobre cómo "Tirarse al trampolín con cuarenta años". A lo que vamos, tengo una serie de cuestiones:


1.- Debemos revisar el guión, sobre todo en las secuencias de las que hablamos en tu oficina. Claramente, le falta humor. Los personajes deben aligerar la tensión en según que momentos (...)

2.- Aunque cuando vi el título en el guión,
TORN CURTAIN, me pareció que estaba bien, creo que podemos mejorarlo. Los títulos de sus películas tienen cierta magia que es la que me gustaría conseguir, algo como el de North by Northwest o Notorious."

El plano no me dejó seguir leyendo la carta. ¿A qué tiene buena pinta?


Si de algo adolece la película es de buscar la comercialidad a toda costa. De ahí viene la elección de Julie Andrews (si la película se comenzó a rodar antes de tener el guión que quería Hitchcock y Newman es porque la Andrews tenía otros proyectos) que acababa de tener rotundos éxitos con Mary Poppins y The Sound of Music y era la estrella más comercial del momento.

Y de esa buscada comercialidad, también surge
la problemática con Herrmann, al que después de tantos años, sustituyó como un pelele cuando ya tenía prácticamente toda la música grabada. El dúo músico-director terminó después de un buen puñado de obras maestras. La música de Herrmann, que está editada en CD y que, además, viene como extra montada en varias secuencias del DVD, es muy superior a la correcta que hizo Addison.

Pero no es una cuestión de melodía, es por el tono de la película. El primer tercio de
Cortina Rasgada, el que se resume en "ella sospecha de su prometido", en el montaje definitivo tiene una música rápida, casi cómica, que reduce el dilema moral. En la versión con música de Herrmann es un auténtico drama.

No es baladí. Recordemos que los primeros 20 minutos de
Psicosis son, prácticamente, un primer plano de Janet Leight conduciendo. Y la música repetitiva de Psicosis nos hace acompañar a la protagonista en ese viaje que, en definitiva, es una auténtica tortura psicológica.

No hace falta que vean toda las secuencias de este bloque, solamente el primer minuto. Paul Newman recibe un telegrama que no puede ser visto por Mary Poppins. Mientras en la película definitiva, es un dato anecdótico sin importancia (salvo por Newman pensativo al final de la secuencia), en la versión de Herrmann se vislumbra la gravedad del problema.

Esta es la secuencia con música de Herrmann. Y que nadie se deje engañar por las críticas, hoy por hoy, Cortina Rasgada sigue siendo una película trepidante que algún día, alguien rescatará del olvido:

12 comentarios:

  1. uy... acabo de ver que el plano que Youtube ha dejado en pausa de Cortina Rasgada es el del cameo de Hitchcock. Me gusta.

    ResponderEliminar
  2. "Paul Newman recibe un telegrama que no puede ser visto por Mary Poppins"
    ¿Me parece notar un agrio retintín?

    ResponderEliminar
  3. No se si lo conoceis pero os paso la dirección de este blog de cine que suelo echarle un vistazo bastante a menudo.

    http://www.blogdecine.com/

    Y como no; mi frase favorita de los lunes : Odio los lunes!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Vi Las Ruinas hace unos meses y me parti. Las plantas, bien cabronas. Pero es cierto que los FXs dejan mucho que desear. Anoche al fin vimos Mirrors, que aqui acaba de salir en Dvd, y no me gusto nada. Previsible 100%

    ResponderEliminar
  5. Cortina rasgada me recuerda a otras pelis de Hitchcock consideradas menores como Pánico en la escena o El proceso Paradine y que hay que reivindicar más.

    ResponderEliminar
  6. Pues no veo nada de malo en "Cortina Rasgada". A mí siempre me ha gustado mucho, la verdad. Creo que se machaca mucho a ciertas películas de algunos directores, solo porque se espera que todas sean obras maestras.
    Vivan las pelis menores de Hitch!

    Por cierto, me ha encantado el fragmento de carta.

    ResponderEliminar
  7. Sergio.
    Como seguidor de las películas de "espionaje"(?) con protagonistas "no profesionales" qué podría decir acerca de la oportunidad de disfrutar con la presencia de Newman bajo la batuta de Hithcock... Y, por supuesto, el asesinato es antológico, se te quitan las ganas de matar a alguien, no me extraña que se considere una bella arte.

    El artículo un lujazo, y los links... eso sí que es guardar ropa en los cajones de la cómoda.

    Un saludo cinéfilo.

    P.D.: que conste que mi apunte acerca del asesinato es una pura ironía, que luego pasa lo que pasa: me gusta pensar que por estas latitudes el que toca al timbre de madrugada es el lechero, o en su defecto un vecino etílicamente confuso.

    ResponderEliminar
  8. "the ruins" me hizo gracia. "EL politono floral" me pareció un punto. De "Cortina Rasgada" confieso que todavía no la he visto. Tiene cojones declarar que he visto la primera y no la segunda........pondremos solución.

    ResponderEliminar
  9. Rastro oculto fué una de las sorpresas del año pasado; nos metimos en el cine sin saber nada y salimos mas tensos que un debate de Curri Valenzuela.

    Ay, el placer incomparable de un buen thriller de serie B...

    ResponderEliminar
  10. el anonimo tranquilo9:48 a. m., mayo 07, 2009

    Cortina rasgada es una obra maestra y el que no lo vea no tiene ojos es asi de claro.

    la persecucion de autobuses, la escena de la pizarra, el asesinato, la salida del ballet.. es toda ella un prodigio en si misma.

    el problema es que en esa epoca ya hacer dinero con el cine se veia como algo poco artistico y hitch siempre quiso hacer dinero.

    es como marnie, que a mi me parece una pelicula para no dejar de ver y que la critica se empeña en ponerla verde.

    del personaje de marnie han salido el 70% de femmes fatales que hemos visto en el cine en años, y el resto del de barbara stanwick en perdicion.

    la secuencia de la limpiadora y el zapato, es pa mear y no echar gota...

    pero bueno ya se sabe aqui un memo como amenabar puede decir que vertigo esta muy mal hecha y todos le rien las gracias...

    ResponderEliminar
  11. Gran y sentido comentario. Tienes razón en lo de Hitchcock y sus ansiados éxitos. Fundamentalmente, quería llenar la sala. Quería utilizar a las estrellas de la época y el cambio de Herrmann se debió, únicamente, a que quería música moderna que vendiera tantos discos como las bandas sonoras de Mancini.

    ResponderEliminar
  12. el anonimo tranquilo1:27 p. m., mayo 07, 2009

    la unica vez que he llorado viendo un documental fue con uno sobre hitchock y herrmann y como se fue todo al garete. era tan triste ver que dos amigos por presiones externas y perdida de influencia de hitch en el estudio acabaran asi, peleados y sin hablarse, con el trabajo de uno ninguneado... creo que ese fue el principio del fin para don alfredo, nunca se recupero.

    aun asi el asesinato de gomek me parece mas escalofriante sin musica.

    ResponderEliminar