22 mayo, 2008

Atrapar un rayo en una botella (II)

El 27 de noviembre de 2007 escribí un post sobre atrapar un rayo en una botella. Explicaba en aquel momento su concepto: cuando la cámara está rodando, puede producirse un acto casual que capta una emoción indescriptible y que no puede ser preparado con antelación: literalmente, atrapamos un rayo. En aquel post, un afortunado realizador del making of de Miss Saigon, lograba grabar el casting de Lea Salonga, su primer contacto con el compositor y lo que es mejor, su primera prueba con una canción que, poco tiempo después, le hizo muy, muy famosa.

Es difícil competir con aquellas imágenes. Durante todos estos meses, he pensado que no iba a poder continuar con el post de los rayos... hasta hoy. Vía Menéame, me encuentro un tipo que ha grabado la cara del escritor José Saramago justo después de haber visto la película sobre su libro "Ensayo sobre la ceguera". El director, a su lado, es Fernando Meirelles, un gran tipo y mejor director. Durante unos segundos, el director le dice a Saramago "no tienes que decir nada" para no ponerle en un compromiso... y sin embargo...

Estoy realmente emocionado de ver estas imágenes y, desde luego, es un rayo en una botella en toda regla.


10 comentarios:

  1. con tanto escritor reinona como hay ver que alguien hace eso me hace pensar que saramago debe ser un buen tipo.

    ResponderEliminar
  2. Se me han saltado las lagrimas y solo son las 8:12 de la mañana, ya voy a tener un dia tonto...

    ResponderEliminar
  3. Dios, qué pasada. Me he emocionado y todo. Habrá que verla :D

    ResponderEliminar
  4. Guillel Primo Guay10:45 a. m., mayo 23, 2008

    Sí, definitivamente te pongo como página de inicio, después de ver los dos rayitos. Y es que no hay nada como que se te pongan los pelitos de puntita al mediodía.

    ResponderEliminar
  5. Otra que se ha emocionado. Me han dado ganas de abrazarlos a los dos.

    ResponderEliminar
  6. Creo que se puede conseguir coger un rayo con una botella aunque este sea negativo, y no quiero parecer prepotente, ni pasarme de listo ni nada por el estilo, y aún menos después del ver a Saramago emocionarse.
    No recuerdo el título de la película, el director era Johnn Ford que hizo repetir una escena mogollón de veces ya que quería que la actriz (tampoco me acuerdo) trasmitiera ira en el instante que bajaba de un carromato. Después de muchas muchas muchas veces bajarse del carruaje lo consiguió.

    ResponderEliminar
  7. He estado dándole vueltas a eso del rayo y se me ocurre esto: una cosa es que la cámara esté rodando y capte una chispa accidental. Otra diferente es que la cámara robe esa chispa en un momento que debería ser privado, que es precisamente la diferencia entre los dos rayos que has puesto.
    Si bien el primero resulta mágico, tengo mis reservas con el segundo que no me hace sentir tan cómodo. Esos momentos intensos en los que alguien o, en el peor de los casos, una cámara está esperando tu reacción para vampirizarla... No, el primero es mejor.

    ResponderEliminar
  8. Yo leí el Ensayo sobre la ceguera porque mi hija me lo recomendó.Me parece q es el libro mas duro q he leido nunca.
    Un hombre capaz de escribir algo tan duro sobre la humanidad o es muy sabio o es muy valiente.

    ResponderEliminar
  9. Ahhhhhh y saludos a Guillel tolete, q me gusta saber de tí aunque sea así.

    ResponderEliminar