06 noviembre, 2006

BATALLITA 1: El día que conocí a Paul Naschy

Paul Naschy es el maestro del terror hispánico. Yo no diría nada en contra de él sino fuera porque es medio... no sé como decirlo sin que parezca irrespetuoso... medio" atontao".

Yo trabajaba en Filmoteca Española restaurando películas con Juan Mariné. En los tres años que trabajamos juntos no llegamos a restaurar nada, ni yo ni él, pero conocimos a un montón de gente.

La Filmoteca estaba proyectando un ciclo de Paul Naschy por lo que él estaba dando vueltas por ahí, hablando con quien tuviera dos minutos para perder con él. Y a mí ya me habían avisado que Paul Naschy no era muy astuto (?).

Lo curioso es que, en realidad, a mí me gusta el cine de Paul Naschy, de la misma manera que me gusta el cine de Ed Wood. Si no te lo tomas demasiado en serio, hasta tiene su gracia. Y lo sé bien porque me tragué todo el ciclo de la Filmoteca. Yo y Paul Naschy fuimos los únicos que vimos todas sus películas, y a veces era muy triste entrar en la sala oscura y ver solamente una persona esperando para ver una película de Paul Naschy: Paul Naschy.

También es cierto que estamos hablando de principios de los 90, mucho antes de su revival y de la aparición de los frikis.

A lo que íbamos. Era cuestión de tiempo que el Sr. Naschy entrara en la habitación donde trabajábamos Mariné y yo. Mi jefe, que era muy astuto, se fue enseguida poniendo una excusa digna. Y ahí estábamos el Naschy y yo, frente a frente, cara a cara los dos espectadores de sus películas. Y entonces me soltó esa frase que me acompañará el resto de mis días:

Paul: Es triste ver como pasa el tiempo por las películas.
Yo: ...sí...
Paul: Y hablando de tiempo, parece que hoy va a llover...

En fin, esa fue nuestra conversación. A veces me da pena no haber hablado con él acerca de su cine. Yo me lo pierdo. Por cierto, cuando se presentó lo hizo bajo el nombre de Paul Naschy, aunque para entrar en la Filmoteca tuvo que dejar su carnet de identidad con su verdadero nombre: Jacinto Molina.

PD1: A Paul Naschy le encanta contar como un día, a las cinco de la mañana, recibió una llamada de Spielberg pidiéndole una cinta de vídeo con una película suya que le faltaba. No soy nadie para dudar de esta historia, pero reconozco que me entra la risa tonta. Paul Naschy le contestó mal, porque.. ¿a quién se le ocurre llamar a las cinco de la mañana?

PD2: Joer, es que podría hablar durante días de Jacinto Molina. Recuerdo oírle, en una de sus mesas redondas en Filmoteca cuando celebraron su ciclo, una frase memorable: "El Drácula de Coppola es insatisfactorio". Es cierto, son mucho mejores los Dráculas de Paul Naschy.

PD3: No pueden perderse este enlace y sobre todo este otro. El segundo enlace se merece un análisis de actuación y de guión... "Es una historia de muertos, pero que es tierna porque habla sobre hermanos, aunque se traicionan... es una película impactante y pavorosa". Por cierto, no solo lo lee todo sino que termina diciendo: "Caminen, caminen acompañados de los muertos que andan solos". Una frase memorable.

4 comentarios:

  1. ¡Pobre Jacinto! Estará muy triste si lee lo que has dicho...Pero seguro que lo acompañan sus muertos en soledad...

    ResponderEliminar
  2. Saludos.
    Me ocurre con Paul Naschy algo curioso.
    Sabía quien era pero sólo había podido ver un par de títulos suyos cuando me regalaron su autobiografía.
    Ríete lo que quieras pero me lancé como un descosido a buscar las páginas en que hablara de...... "Buenas noches señor monstruo". ¿Qué le vamos a hacer? cada cual es libre de hacer de su infancia perdida lo que quiera y a mí me entra la nostalgia con las películas de nuestros cantantes infantiles.
    Bueno, pues no le dedica palabras muy halagadoras. Tampoco trata de despellejarla (ya lo hace el comentarista de su obra, incluido en el libro), todo hay que decirlo, pero lo de "estomacales niños cantores" no suena muy bien.
    El caso es que desde ese momento algo hay en él que me desagrada. De haber tenido unas palabras mínimamente amables, siquiera condescendientes, al estilo de lo comentado por el autor de Cine fantástico y de terror español ("Dentro de este bloque es una película saludable e incluso digna") seguro que contaría con mi total simpatía.
    Porque el caso es que aprecio el esfuerzo de este hombre por salir a flote siempre. No me voy a meter a crítico cinematográfico pero me consta que mucha gente ha disfrutado con su trabajo, yo mismo en alguna ocasión. Y sólo por eso ya merecería el respeto de todos.
    Su obra no la domino y juro que no es por no intentarlo ya que es difícil conseguir sus títulos (otra manía, no me gusta descargar películas de la red).
    Me sorprende lo que cuentas de la sala vacía (¿Existe algo más triste para un cineasta?)ya que he leído artículos alabando su obra absolutamente fanáticos, de esos que si dijera todo esto ante ellos me despellejarían vivo.
    Y lo que me sorprende también es esa aparente timidez. Cuando leo algo suyo y a su biografía me remito, me queda claro que el fan número 1 de Paul Naschy se llama Jacinto Molina. Siempre había pensado que un poco más de humildad no le sentaría mal.
    De lo poco suyo que he visto la major para mi paladar es El huerto del francés. Y desde luego veré con interés lo que pueda de él.
    Leer esto me abre posibilidades para comprender mejor a la persona, del personaje ya se han encargado los forofos empezando por él mismo. Espero que la suerte le acompañe.

    ResponderEliminar
  3. Otra vez yo.
    He releido tu artículo y mi comentario y desde luego la palabra timidez sobra. Un error por mi parte.
    Lo que cuentas casa bien con otras lecturas anteriores.
    Yo creo que Paul Naschy se considera un genio incomprendido. El gran maestro del terror hispano. El primero y mejor en hacer cine de terror en España. Y cuando se le citan precedentes de directores que hicieron películas antes, caso de Jess Franco aunque por muy poco, contesta "pero los monstruos clásicos no los había tratado nadie".
    Y es justo que se le reconozca su esfuerzo y unos resultados nada desdeñables.
    Pero, y lo digo con cariño sincero (con el tiempo voy superando lo anteriormente dicho), puede llegar a ser muy cargante cuando de enjuiciar su obra se trata. Y aquí tengo una impresió personal, seguramente errónea. Este hombre tuvo su época dorada y se lo trabajó a pulso. Pero eso pasó y se encontró de pronto en el panorama cinematográfico nacional aislado y sin nadie que le echara una mano. El que aún esté en activo dice mucho de su carácter. Pero supongo que lo que más le ha dolido es que no se le reconozca su autoimpuesto papel de patriarca del terror hispano (en si lo merece o no no quiero entrar) y su respuesta ha sido un narcisismo y un engreimiento tremendos, aunque tengo la impresión que puramente defensivos. Si nadie dice lo que valgo me lo diré yo ¿Y qué pasa?
    Sólo es una opinión.

    ResponderEliminar
  4. A mí, lo que me repateaba del pobre Jacinto (respetándolo al máximo), es cómo despreciaba a gente a la que debía tanto. Porque hasta pasados muchos muchos años, Jacinto Molina no dirigía películas. Las películas eran de León Klimowsky, Carlos Aured, Eguiluz, etc, etc. Pues bien, cuando hablaba de ellos, directamente les "perdonaba la vida", cuando lo cierto es que Jacinto Molina NO SABÍA DIRIGIR. No tenía el más mínimo talento. Y como guionista, era sencillamente, malo. Como actor, tenía algún buen momento aislado, precisamente cuando daba con alguno de estos buenos directores.

    Pero era su gran defecto. No podía reconocer algo bueno a nadie.

    Hay que concederle su importancia, reconocerle su lucha incansable, pero señalando sus límites. Lo contrario es no hacerle ningún favor, porque la gente no es tonta.

    Y una y mil veces, recalcar la labor de todos esos artesanos, ya mencionados, a los que les debía TODO.

    ResponderEliminar